Acerca del comunicado de la AEPED sobre lactancia materna “prolongada”

Una de las cosas que más me gusta hacer, además de correr con mi hija y Sr. Daad, es informarme de todo lo relacionado con el mundo bebé, ya sea con artículos de puericultura como lo relativo a la salud y educación. Sí, soy inquieta, ¡muy inquieta!

Al grano, hace unos días encontré este maravilloso comunicado de la AEPED (Asociación española de pediatría) sobre lactancia materna “prolongada”. Lo pongo entre comillas porque, como ellos dicen en uno de los puntos del comunicado, parece un término peyorativo, ya que significa que es “algo no normal por estar fuera de término”, y es todo lo contrario.

Lo presento como maravilloso porque la lactancia es algo que siempre me ha parecido increíble, incluso antes de tener a M e informarme de las mil cosas beneficiosas que aporta al bebé. También porque creo que llega en un momento crucial. Algunos ya sabréis a qué me refiero pero, para los que no, os voy a introducir un poco en el tema.

Parece que hace años que existe un sector (que creo que obviamente se sabe quienes son) que quiere que las madres dejen de alimentar a sus hijos con el alimento que ellas mismas fabrican. Tanto es así que hasta tienen un adalid que habla de lo malísima que es la lactancia por encima de los 4-6 meses. Es tan mala que ha escrito un libro y todo: “Víctimas de la lactancia materna” (por si queréis NO leerlo). Este señor dice que la lactancia prolongada es tan mala que provoca raquitismo, problemas de Edipo y demás sandeces que desmiente la OMS, UNICEF, la AEPED y hasta sus propios colegas de hospital con este comunicado. Evidentemente si hay problemas serios o necesidades de utilizar el biberón, éste es una buena opción . Es preferible esto que la sensación de angustia que sienten algunas madres que por X motivos no pueden o no han podido ofrecer leche materna a sus bebés.

Pues bien, hace no mucho un equipo de supuestos periodistas hicieron un reportaje (dícese del trabajo de investigación periodística que hace un reportero sobre un hecho o personaje...bla, bla, bla) sobre LAS DOULAS donde mezclan churras con merinas.

Yo el tema DOULAS no lo controlo en absoluto con lo cual no voy a hacer ningún tipo de mención. Pero lo que me llamó la atención y me escandalizó sobremanera fue que se hiciera una crítica a la lactancia prolongada insinuando que son las doulas quienes lo recomiendan y que además puede causar daños a la madre y al bebé. Y ¿A que no sabéis quién fue el médico que lo dijo? ¡El Dr. González Cano! Claro, quién iba a ser que hablase tan mal sobre lactancia. Para que veáis que tipo de periodismo objetivo hicieron que no saben ni buscar en google pediatras que hablen sobre la lactancia con base científica. Lo que más llama la atención es que esta crítica va en contra de los muchísimos estudios científicos que demuestran los numerosos beneficios de la lactancia materna en edades más avanzadas y por supuesto en contra también de las recomendaciones de la OMS y la AEPED. Ambas organizaciones recomiendan la lactancia exclusiva hasta los 6 meses, hasta el año como alimento principal y hasta un mínimo de dos años como parte de la alimentación del niño. Aunque hay una leyenda (urbana o no) que nos hace creer que hay recomendaciones sobre ‘¿A qué edad debe abandonarse la lactancia?. La verdad es que no existe tal recomendación, la lactancia es buena hasta que el niño y/o la madre decidan abandonar.

Creo que las informaciones de este hombre o de todas aquellas personas que (con toda la buena fe del mundo y su periodismo de investigación. Valga la ironía) nos quieren aconsejar en contra de la Lactancia materna van en contra de las recomendaciones naturales, orgánicas y sanitarias. Y que sólo es un intento de darse visibilidad y publicidad.

Así se nos quedó la cara después de ver las declaraciones del Dr. González Cano
Así se nos quedó la cara después de ver las declaraciones del Dr. González Cano

Y, entonces, como agua de mayo llega el comunicado de la AEPED que desmiente todos los puntos que critican en ese reportaje y añade cosas tan interesantes como:

“A mayor duración mayor es su beneficio potencial. Se recomienda mantenerla hasta los 12-24 meses y posteriormente todo el tiempo que madre e hijo deseen”

” El mayor problema de la lactancia materna más allá del año de edad es el rechazo social y profesional por prejuicios o desconocimiento de la evidencia científica actual”

“La leche materna no pierde sus propiedades con el paso del tiempo . A partir del primer año de lactancia, la cantidad de grasa en la leche aumenta con respecto a los primeros meses, resultando un alimento completo y nutritivo para un lactante mayor y de mayor calidad que la leche de fórmula o de vaca. Se ha visto que un bebé mayor de un año que toma pecho obtiene aproximadamente 1/3 de sus necesidades calóricas y proteicas diarias a través de la leche materna (a veces más, sobre todo durante períodos de enfermedad), además de una cantidad muy importante de vitaminas y minerales”

Y muchas otras cosas interesantes que podéis leer en el siguiente comunicado. Leédlo por favor, es una oportunidad de oro para desmitificar e informarse. Y si podéis compartir para que llegue a todo el mundo, mejor. Lo necesitamos. Necesitamos hacer saber a la gente que es beneficioso y que, siempre que sea placentero para los dos, la mejor opción es LA LECHE DE MAMÁ.

Nosotras seguimos y seguiremos con la lactancia hasta que M. decida que es suficiente, que no le apetece más o que ya no la necesita. Por el momento no parece tener ningún interés en abandonarlo, más bien al contrario. Yo siempre digo, además de todos los beneficios del día a día, que una de las cosas que me encantan de seguir con el pecho es:

– Que si está malita y no come demasiado, porque le duele la garganta, la tripa, las muelas o lo que sea, la leche materna siempre le va a proveer de nutrientes beneficiosos. Eso me deja súper tranquila.

– Que si hace un calor de los mil demonios (como es el caso), aunque beba agua, beber también leche materna hace que esté más hidratada

– Que cuando se cae y se hace daño y no hay manera de consolarla, unos segundos al pecho, y ya no existe ningún mal.

– Que si por la noche Sr Daad no consigue dormirla porque está inquieta o por el motivo que sea, la leche materna lleva un relajante natural que le hace estar tranquilita y dormirse poco a poco.

 

¡Gracias AEPED! Vuestro comunicado ha llegado en el mejor momento del mundo. 😉

Así que:

¡Breastfeeding, mamis, breastfeeding! 🙂


También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *