The Mosquito Run: Nuestra primera carrera juntas (vídeo incluído)

Primero permitidme que os cuente lo que se siente al conseguir una parte de este reto: ¡Yiiiiiiiiiiiiiijaaaaaaaaaaaa Yeeeeeeeey!
Esto es, por escrito, lo más parecido a lo que sentí. Aunque después de leer el post os dejo el vídeo para que podáis ver el saltito de alegría ¡Va! Te dejo que lo veas ahora y luego te sigo contando 😉 (Baja hasta el final del post)

Pues sí ¡lo hemos conseguido! Hemos hecho nuestra primera carrera de 5km juntas y ha sido muy diferente a lo que habitualmente se siente cuando vas solo.
La primera diferencia (o en este caso se dio así porque éramos las únicas corriendo con cochecito) es que todo el mundo te mira con cara de “¡qué tierno!”, “¡madre mía, ya vas a poder aguantar todo el trayecto!”, “¡qué divertido!, etc. IMG_1653
La segunda es que todo el mundo quiere ayudarte cuando llegas a una subida. De hecho una chica, muy amable, en una cuesta pronunciada me quiso ayudar a empujar porque el terreno (de tierra con agujeros) era bastante difícil.
La tercera es que no estás solo. No tienes esa sensación de estar a tu rollo con la música, con tus pensamientos o con el sonido de tu propio cuerpo. Estás con ella, que te mira como diciendo: “Mamá, ¿por qué hay tanta gente? ¿Por qué das saltitos?, ¿Por qué estás tan roja?, ¿Por qué me miras y te ríes soplando fuerte?” Es una sensación extraña porque te das cuenta que, si completas los 5 km, no lo has hecho sola, ella también estaba allí. Ha sido un triunfo en equipo.
La cuarta (y la que menos me gustó) es que la salida fue difícil con el cochecito. Cuando dieron la voz de ¡Ya! estábamos en el centro de la marea de gente y fue un poco difícil moverse porque, si no estaba muy atenta, me llevaba a todo el mundo por delante. Aproximadamente a los 500 m, ya me había acostumbrado a las dimensiones y lo empecé a controlar genial. Creo que es mejor salir por el final. Errores de novatilla.

FullSizeRender Todo lo demás fue como un entrenamiento normal, pero con más adrenalina.
Además, otra de las cosas nuevas, es que esta vez no íbamos M. y yo solas ¡También nos acompañaba Sr. Abuelo! ¡Tres generaciones corriendo juntas! Como veis, engancha tanto que hasta el abuelo quiso venir a compartir esta aventura con su nieta. Fue emocionante y especial para los tres.
En cuanto al recorrido de la carrera no era nada fácil. Como os decía antes había muchas subidas, algún trozo de pista de tierra en la que el polvo molestaba un poco y nos IMG_1629encontramos muchos agujeros (así que pude probar la amortiguación del Bugaboo Runner y es (sin peloteos y siendo totalmente sincera) ¡excelente!).
En cuanto a la organización de la carrera The Mosquito Run, gracias por todo: por los que estaban en las curvas poniendo su mejor cara y su mejor: ¡vamos que ya llegas!”(importantísimos), por las actividades que tuvieron lugar después, por las rodajas de naranja (me habéis descubierto un nuevo vicio para cuando vuelvo de correr) y por hacer posible un espacio donde disfrutar con nuestra familia.
Pero no quiero entreteneros más porque la mejor manera de saber qué pasó es ver el vídeo (si no has sido del grupo de los impacientes)

¿Quieres saber de verdad qué es participar en una carrera con un bebé? Pues ¡play, people, play!

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *