Polémicas fotos en el mundo de la puericultura

Hace unos días me llegaron unas fotos por varios canales. Amigos, diarios, youtube, facebook, instagram y twitter. Las fotografías en cuestión son estas:

Ya las conocéis ¿a que sí? ¿Qué os han parecido? Parece ser que han creado mucha polémica por el cuerpo de la modelo y su vestuario.  Entre las opiniones que desatan estas imágenes se puede leer cosas como:

«¿Por qué tiene que correr así si sólo está entrenando?», «¿Hace falta vestir así para salir a correr?», «Vaya  olvidó vestirse...”, «¿De verdad es la madre…?»,«Mejor estaría entrada en carnes que es como solemos estar recién paridas..»,«Yo ya hago bastantes carreras durante el año…llevo a mi hija al cole…No necesito ni gimnasio ni correr ni nada», «Si es como yo, con 4, no tendrá tiempo ni de hacer un pipí tranquila” o «¿Este es vuestro ejemplo de madre y mujer deportista..?»

Pero también algunas opiniones que defendían la campaña:

«es una inspiración para todas las mujeres que han sido madres recientes» e incluso se recomendaba a las demás madres que «dejen de ser hipócritas y reconozcan la fuerza de voluntad de una mujer que ha trabajado duro para estar en forma» o « me gusta que hayan utilizado a una madre de verdad y no a una modelo que no tiene hijos»

Mucha gente se pregunta si detrás de estas fotos hay un afán de crear polémica o ha sido simplemente casualidad. Sea como sea, todos estamos hablando sobre esto…¡Fíjate que hasta la vanguardia le ha dedicado un hueco entre sus noticias! Entonces, ¡objetivo conseguido!

Pero, para mí, no son las únicas fotos “polémicas”. Hace un tiempo, cuando M. cumplió un año, me puse a buscar cochecito por internet y me pasó algo parecido. Quizá no está tan a la orden del día como es el caso de estas imágenes pero para mí fue un poco “escandaloso”. Entré en la web de algunas marcas buscando sus modelos de cochecitos y me encontré con varias fotografías como las que podéis ver entre las líneas de este post. Mientras las miraba me empezaron a «asaltar» varias dudas (y sí, fue un ASALTO en toda regla):

  • ¿Por qué no soy capaz de empujar el coche de mi hija con tacones de aguja?

  • ¿Dónde está mi Pamela? ¿Viene incluida con el cochecito?

  • ¿dónde dejé mi talla 36?

  • ¿Es posible ponerte un pantalón pitillo mientras tu hija quiere saltar de la cama o se está comiendo los barrotes de la cuna?
  • Y lo más importante ¿Quién les lava y plancha la ropa blanca? ¡Les queda impecable después de los millones de manchas de comida!

  • ¿Por qué no estoy tan enfadada? ¿Debería estarlo?

  • ¿Qué es lo que no estoy haciendo bien? ¿Por qué de repente el orden en casa me parece tan necesario?

  • Algo no me cuadra ¿he perdido definitivamente mi glamour?

Todas estas fotos pasaban ante mis ojos mientras me veía reflejada en la pantalla pequeña del portátil. ¡Sí! ¡Allí estaba yo con mi  moño, ojeras y en pijama (todavía)! Desde el humor y el no tomarme nada en serio no entendía muy bien por qué me había sumido en los mares de la moda y el “¡Qué bien sienta!”  ¡Yo estaba buscando una silla segura y cómoda para mi pequeñaja! Vaya, ¿puede ser que se haya perdido un poco el foco de lo que se anuncia? ¿Dónde está el bebé? ¿Haciendo la foto?

Igual que en otros productos (perfumes, ropa, gafas, etc.), el mundo de la puericultura también se ha sumado al carro del diseño, de “lo que queda bien”, de las tendencias del año y quizá nos estamos alejando un poco de: lo que es necesario, lo que es seguro, y de lo que es cómodo.

Hay una marca de artículos de puericultura que me resulta muy acertada escogiendo sus imágenes. En todas sus fotos podemos ver a padres que parecen reales, (no sé si lo serán) con una actitud desenfadada y divertida. Quizá este tipo de publicidad se acerca más a mi idea de maternidad. Pero como todo en esta vida: va a gustos y a disgustos.

Y vosotros ¿Os sentís identificados con el tipo de publicidad que hacen las marcas?

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *