Cosas que hacemos las madres…y ¡lo sabes!

Hoy necesito un post de esos personales. De esos que una habla de si misma sin tapujos y sin vergüenzas. Como si salieras a la calle en camisón. ¡Exacto! Como lo leéis ¡EN CAMISÓN!

12144807_10206717484908260_6838856653290559384_n

El día 7 de Octubre de 2015, yo, la que se calza las zapatillas para ir a correr, la que se sube en la bici cuando no llueve para pasear con su niña, la que escribe este blog, la misma: FUI A LLEVAR A LA NIÑA A LA GUARDERÍA CON EL CAMISÓN ASOMANDO POR DEBAJO DEL JERSEY. Y no un poco, ¡no! ¡Del todo! Que parecía que llevaba falda.

El miércoles de la semana pasada estaba tan a tope con la niña, el trabajo, la casa, los gatos y (no le vamos a dejar fuera) con el padre de la criatura que me despisté y no me di cuenta de que había salido en camisón hasta que llegué a la puerta de la guardería. Por suerte y porque la naturaleza lo quiso mi sentido del ridículo es casi nulo y me harté de reír allí mismo.

Menos mal que llevaba el camisón bonito, el de las ocasiones. Si me llega a pillar con el de cada día, el de “que no se me enganchen los pelos del gato o el tomate de los macarrones”, la gente de mi pueblo hubiese flipado.

Y es que así vivimos las madres ¡AL LÍMITE!

Porque no me digáis que nunca:

  • habéis llevado a la niña con un calcetín de cada color.
  • habéis hecho los cuentos un poquito más cortos porque no puedes con tu alma.
  • le habéis puesto la camiseta manchada del día anterior y cuando llegas al cole decís en voz muy alta y pausada: “¡Ay, cariño, ya te has manchado con el plátano que venías comiendo por el camino! ¡Vaya!”.
  • habéis hecho desaparecer ese juguete sonoro tan insoportable bonito un día de limpieza.
  • habéis calzado a vuestros hijos con los zapatos al revés y no os habéis dado cuenta hasta que os ha insistido unas 10 veces.
  • habéis puesto una lavadora mientras juegas al escondite con la peque.
  • le habéis limpiado las babitas (y a veces los mocos) con la mano.
  • habéis llevado la misma ropa durante una semana (¡Vivan los leggins!)

En situaciones como estás me he sentido como un bicho raro, pero después de hablar con bastantes mamás me he dado cuenta que nuestras vidas podrían ser paralelas.

¿Tú también eres una mamá perfecta(mente caótica)? Cuéntame tu historia de caos y maternidad, seguro que nos alegramos este martes 🙂

También te puede interesar

4 comentarios

  1. Pues ibas monisma con el camisón EH?? Parecía un vestido jajaja puff yo creo q como preguntes un poco vas a ver q no estas sola jajaja es q eso de tener medio cerebro pendiente del niño pasa factura. Yo lo de limpiarle babas con mi mano, la manga de la camiseta o lo q sea si lo he hecho y lo demás no lo descarto en absoluto jJaja me ha encantado!! 🙂

  2. Ay, a mí salir con el camisón no me ha pasado nunca, jeje. Pero salir con un calcetín de cada color desaparejado o llevar la ropa más de dos días seguidos, sí, por ejemplo. Y limpiar al niño con una toallita en vez de un kleenex los mocos y despistes de lo más variados, si que me han pasado 🙂 besitos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *