‘Las necesidades afectivas de los niños’ – Carlos González

Es bastante probable que todos los que leáis hoy en este post necesidades afectivas de los niños, os suene. Lógico, somos padres y, aunque parezca mentira, tenemos muchas cosas en común.

Hace unos meses estuve en otra charla de Carlos González, pediatra especializado en crianza con apego, alimentación y lactancia materna. El tema central del encuentro eran las necesidades afectivas de los niños. Os resumo rapidísimamente la charla (pero no dejéis de ver todos los puntos que hay tema para un año)

Besáis a vuestros hijos, los cogéis en brazos, les amamantáis las veces que os da la gana y compartís cama con ellos porque la naturaleza lo ha hecho así. Y quién sabe más ¿la naturaleza o el vecino del quinto?

El aprendizaje y la madurez 

Carlos González empezó la charla mostrándonos una serie de imágenes del mundo animal en las que todos los padres de la sala nos sentíamos identificados. ¿Vosotros?

Gracias a estas fotos nos explicó que, por ejemplo, los monos (nuestros primos hermanos) los primeros meses de vida aprenden todo encima de sus madres. Son mamás porteadoras. Nos quedamos todos asombrados cuando nos dijo que caminar no se aprende sino que es una cuestión de madurez. Es algo que los humanos hacen de forma instintiva después de un proceso madurativo. Conclusión:

Por mucho que estimules a un niño a caminar, hablar, sacarle el pañal; hasta que él no esté preparado no lo va a hacer. Aprender es algo que se enseña y que necesita de un esfuerzo por aprender como es el caso de las matemáticas, la física, aprender un instrumento. Pero todos los niños caminar, hablar y hacer pipí sin pañal a no ser que tengan algún problema en el desarrollo.

Queremos que nuestros hijos sean independientes desde bebés 

¿Qué queremos decir con la palabra independencia? ¿Que se hagan ellos la sopa solitos? ¿Que de repente se levanten de la mesa y diga: ‘Buenas noches papá, mamá, me voy a dormir? ¿Independencia significa que el bebé debería hacer lo que YO (adulto) quiero, cuando YO quiero, como YO quiero y porque YO quiero?  Se quiere que haga los deberes sin rechistar, que no moleste mientras papá o  mamá ven su programa favorito, que no lloren para pedir las cosas aunque no sepan hablar, que duerman toda la noche solos porque si no los adultos se agotan. ¿Tiene algo que ver eso con la independencia? Un ser humano no es independiente nunca. Cuando vives solo ¿a que te gusta estar con amigos, que tu pareja venga a dormir a tu casa o que tus padres vengan a comer a tu casa los domingos? Vivimos en grupo porque sino nos morimos o nos entra una depresión de caballo. Un bebé no puede ser independiente de sus padres porque sino muere. No se trata únicamente de la alimentación se trata también de la necesidad de cariño y apego.marlow laboratorio de mamá

¿Conocéis el experimento de Harlow? La conclusión a la que llegaron después de colocar a un mono bebé con dos monas (ficticias) una de alambre con un biberón y otra recubierta de peluche fue que el cariño era más importante que el alimento. El mono se pasaba horas enganchado a la mamá de pelo y cuando ya no podía más de hambre se inclinaba a por el biberón sin soltar ni un minuto ‘la mamá cariñosa’.

El apego, o vínculo afectivo, es una necesidad básica para los bebés. Este vínculo lo suelen crear con una sola persona,  la que más tiempo pasa con ellos. Este apego dura para toda la vida y de ello dependerá lo que el niño hará en un futuro. Si el vínculo afectivo es bueno, el pequeño creará buenos vínculos en su futuro.

Los niños son capaces de dar órdenes desde los 10 días

Sí, es cierto. Los niños nos dan órdenes desde que nacen, pero ¡menos mal! De forma instintiva los niños lloran cuando tienen hambre, sueño, frío, el pañal sucio, dolor, etc. Necesitan de un adulto que haga esas cosas que ellos todavía no pueden hacer.

Nunca habéis oído a un adulto decirle a una madre o padre: ‘Has visto, eso eran lágrimas de cocodrilo ¡Lo coges en brazos y deja de llorar! ¡Te está manipulando!’ 

¡Claro que es normal que deje de llorar! Has satisfecho su necesidad al cogerlo porque igualapego niños CArlos González necesitaba mimos, el calor de mamá o papá, dolor que al moverlo se ha ido o hambre. Cuando un bebé pide hay que hacerle caso, es dependiente y depende de que tú le des lo que necesita.

Más adelante, cuando entra en juego la educación no se trata de hacer siempre lo que él quiera, pero tampoco hay que negar por sistema. Se trata de establecer una comunicación y si es algo razonable y el momento es el oportuno entonces ¿por qué no? Es cuestión de utilizar el sentido común, no hay que darle muchas más vueltas.

Hay niños que están constantemente llamando la atención

¿Te has preguntado por qué? ¿Has observado cuál es su entorno? Quizá el problema no sea el niño. Según Carlos González, los niños que están constantemente llamando la atención suelen responder a patrones de celos por nuevos hermanos, padres a los que ven poco, un niño que está llamando la atención de sus padres más que él, mamña o papá están al teléfono.

Según el pediatra los celos son justificados porque sienten que si ‘pertenecemos a otro’ (hermanito, papá/mamá, niño de amigos, teléfono) la relación afectiva se rompe y ellos dependen de esto.

Si una madre o padre (o persona con la que ha creado el vínculo) no está pendiente de ese niño, él se lo recuerda. ¿No os suena esto?

– NIÑO:  ¡Mira mamá! ¡Mira como salto! ¡Mira mamá! ¡mira como pinto! ¡Mira mamá! ¡Mira                   que castillo más chulo he construído!

– MADRE: Al final me vas a gastar el nombre…

Que un niño quiera que veas todos sus logros es simplemente porque te quiere y quiere compartir su felicidad contigo. Un niño que hace esto y recibe una mirada, es un niño que no llorará.

Pregúntate a ti mismo si te gusta que te quieran, que te abracen, que te cuiden cuando estás malito, que te hagan la comida cuando tienes tanto trabajo que no puedes hacértela tú o que te escuchen cuando lloras porque estás triste.

Pues a ellos más porque eres su única referencia.

 

 

 

También te puede interesar

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *