Cristina Pedroche: su nueva intervención fuera de lugar, altamente peligrosa y poco constructiva

Hace unos días que vengo leyendo varias cosas sobre Cristina Pedroche y, la verdad, no me apetece nada opinar sobre todo lo que ha dicho acerca de la maternidad. Es su decisión hacer lo que quiera con sus hijos y su marido. Pero hoy sí que no lo he podido evitar. Lo que ha dicho ya no es cuestión de opinión, ya no le afecta sólo a ella y a su familia; es un problema importante y que afecta a la seguridad de todos los que viajamos en coche (espero que nadie siga su ejemplo)

Y ¿qué ha dicho ahora?

Pues os lo dejo con palabras textuales:

“…soy bastante chico al volante. Eso sí, tengo algunas manías. Como por ejemplo no poner el intermitente nunca porque me da mucha rabia el sonidito ese intermitente pedrochede ‘tic, tac, tic, tac’ que hacen cuando están conectados. ¿Por qué suenan? A mí me estresa.”

“…Me gustan los coches cuanto más grandes mejor. El tamaño importa… en todo (risas). Quiero sentir que soy la que maneja el cotarro. Y al que no le guste que se aparte… Porque si digo que voy a girar a la derecha y estás ahí…”

“Cuando hay alguien que te la está liando en la carretera, normalmente suele ser una chica. Se ve que dudan, que van más despacio… Es el 90% de los casos. Es lo que veo. Quizás sea porque algunas veces se trata de madres que van con el bebé en el coche…”

 

Después de leer estas palabras en el Marca, no he podido evitar saltar a las teclas porque me ha tocado en algo muy personal y que me da mucho miedo: La seguridad en la carretera.

Cuando tenía 18 años me compré un ciclomotor, una Scoopy 50. Era inexperta, pero respetaba todas las normas de circulación. El 23 de abril de 2002 a las 9:00 un conductor decidió girar a la izquierda, estando yo en un punto en el que no me veía (punto muerto) y lo hizo SIN INTERMITENTE. A juzgar por la prisa con que lo hizo (apenas bajó su velocidad) parecía que se estaba pasando la calle en la que quería girar. En ese momento yo impacté contra su lateral y me lanzó, literalmente, al otro carril en el que por suerte, en ese momento, no circulaba ningún coche. Golpeé contra el suelo y luego me arrastré bastantes metros hasta que paré de otro golpe contra el bordillo. En ese momento  me pasaron mil cosas por la cabeza.

De repente tenía un montón de gente encima preguntándome si estaba bien. Seguro que si hubieses sido tú la conductora del coche, después de leer tu entrevista, me imagino que tus palabras en ese momento podrían haber sido: ‘Mujer tenías que ser’. Pero no, a mí me tocó un hombre. Parece que todos lo podemos hacer bien o mal independientemente de nuestro sexo.

Es más estresante esto que el tic-tac-tic-tac de un intermitente
Es más estresante esto que el tic-tac-tic-tac de un intermitente

No me querían sacar el casco, me dolía todo el cuerpo y no sentía la pierna derecha. Estaba muy nerviosa cuando llegó la ambulancia. Por suerte, en el hospital me dijeron que podría haber sido peor. Sólo (y nótese la ironía) me había roto el tobillo, tenía múltiples golpes en cadera, espalda y hombros y por suerte llevaba un casco integral, si no me hubiese roto la mandíbula y nariz (veis lo importante que es tener clara la seguridad). Estuve mucho tiempo recuperándome y sin poder seguir con mis estudios en ese curso. Todo gracias a alguien que decidió, de repente, girar en una calle sin poner intermitente. Eso dijo el juez.

Pero veo que para ti, la seguridad es una broma. Es estresante. Pues, Cristina, cuando tengas hijos, quiérelos más o menos que a tu pareja, quiérelos como te dé la gana pero, por favor, su seguridad respétala mejor que la tuya y la de los demás.

Por si no sabes el porqué de los intermitentes estresantes, te dejo un vídeo de la DGT del año pasado.

También te puede interesar

1 comentario

  1. Cada vez que hbl sube el pan.. y lo malo es que cada vez habla mas… la estresa el tic tac del intermitente, pero a mi me estresa saber que por la carretera, y si, mucho mas si voy con mi bebe en el coche, haya mas gente estresada por el mismo motivo que ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *