¡Cuidado con cambiar la silla de coche de tu bebé antes de tiempo!

¿Cuándo puedo cambiar a mi hijo de silla? ¿Cuándo pese más de 13 kg? ¿Cuándo llegue a los 9kg? 

Creo que esta duda se ha hecho universal y es un problema porque estamos cambiando a los niños antes de tiempo.

Para empezar a ponernos en situación vamos a ver qué grupos existen en el mercado:

  • Grupo 0: Este tipo de dispositivos van desde nacimiento hasta los 10 kg
  • Grupo 0+: Desde nacimiento hasta los 13 kg. Se conocen como ‘huevito’ o ‘maxicosi’ (aunque este sólo sea el nombre de una de las marcas)
  • Grupo I: Desde los 9 kg hasta los 18kg
  • Grupo II: Desde los 15 kg hasta los 25kg
  • Grupo III: desde los 22kg hasta los 36 kg
  • Después existen las combinaciones de ellos: Grupo 0+/1, Grupo 1/2/3, Grupo 2/3, etc.

¿De dónde sale esta agrupación y cómo se designó?

Esta clasificación la estableció la Normativa Europea de Homologación ECE R44/04 en el año 1982 y lo hicieron en función de la media del percentil 50.

Para los que no estéis al día de lo que significa la palabra percentil (difícil si sois padres), es la medida estadística para comprobar dónde está situado un valor en función de una muestra. Es decir, el percentil, nos permite comparar los datos de nuestro bebé con otros de su misma edad y sexo para saber si su peso, altura se desarrolla con ‘normalidad’ (aquí podríamos pasarnos horas hablando sobre qué es la normalidad, pero el post no va sobre eso). Seguro que alguna vez vuestro pediatra os ha dicho que vuestro hijo de 7 kg y 74 cm está en el percentil 30. Esto quiere decir que hay un 30% de los bebés estudiados que están en el mismo peso o menos y el 70% restantes están por encima.  Así que la Normativa Europea de Homologación escogió percentil 50 para hacer una media.

Pero, ¿Por qué genera dudas entonces hacer el cambio de silla si los grupos están tan claros?

Pues porque es posible que la tabla de percentil, que se utilizó en ese momento, con los años ha quedado obsoleta. Por lo visto parece que cada vez hay más niños  con un peso y una altura mayor a la que se tenía en 1982. Pero también existe otro problema: ‘los dummies con los que se hacen las pruebas están agrupados por edades’. Con lo cual  según la normativa  los niños de X kilos deben pesar X. Y esto no parece ser así en la vida real. 

Como ejemplo os voy a poner las fotos de un peque que me han enviado. Tiene 6 meses que pesa 9kg. Aquí os lo presento:

IMG_0152

Este pequeñito tiene 6 meses y ya pasa de los 9kg. Lo ‘normal’ según la normativa es que los 9kg se alcancen aproximadamente a los 12 meses. Pero como vemos no siempre es así.

Y ¿Por qué vemos un problema en esto? 

Hace relativamente poco tiempo que en España existen las sillas a contramarcha. Hasta hace unos años todos los niños viajaban a favor de la marcha y esto era un problema porque muchos padres ponían a sus hijos a favor de la marcha mucho antes (en edad) de lo que deberían. Cosa que sigue pasando porque el porcentaje de familias que lleva a sus hijos a contramarcha sigue siendo demasiado bajo en nuestro país.

Como hemos dicho antes el Grupo 0+ está homologado hasta los 13 kg. De manera que el bebé debería viajar en él hasta, aproximadamente, los 2 años. Pero, ¿hay algún bebé de 13 kg que entre en un grupo 0+? La gran mayoría no porque se les sale la cabeza por arriba (por suerte ahora convivimos también con la homologación I-Size)

Entonces es cuando entra en acción la ‘FALSA CREENCIA’ o ‘LEYENDA URBANA’ de que los niños cuando lleguen a los 9 kg (independientemente de la edad) ya pueden cambiarse a una silla ¡¡¡A FAVOR DE LA MARCHA!!!! Y a los padres les entra la prisa porquepor fin podrán llevar a su bebé mirando hacia delante’ y ‘seguro que así irá más cómodo’, ‘se divertirá más’ y un montón de creencias infundadas que hacen que cada día circulen miles de niños inseguros por las carreteras. 

Esto significa que en nuestro país hay un alto porcentaje de niños de entre 6 /9 meses viajando a favor de la marcha y en dispositivos que no garantizan su seguridad. Vamos a volver al ejemplo del pequeñín de antes. Os voy a poner una serie de fotos y os voy a explicar cuáles son los errores.

13087349_10208089720293287_2835188615257385800_nIMG_0145
¿Cómo lo véis? ¿Creéis que está bien sentado? ¿Creéis que va seguro en esta silla? La respuesta es NO ¿Por qué si en la silla me indican que a partir de los 9kg ya puedo poner a mi bebé?

NO por dos motivos. El primero es que su cuerpo todavía no está preparado para recibir un impacto frontal sin minimizar lesiones y la segunda es porque el escudo no va a proteger al niño de sufrir una lesión importante porque le queda a una altura no recomendable. Si esta familia tuviese un impacto frontal con el bebé sentado de esta manera, su cabeza se estiraría hacia delante provocando un movimiento antinatural de las vértebras, pudiendo provocar una fractura cervical. Me explico.

Cuando vemos las fotos de las marcas que fabrican este tipo de dispositivos vemos esto:

cybex pallas publirecaro omnzakiddy

No vemos niños de menos de 8 meses con el escudo justo debajo de su barbilla como en el caso que estamos estudiando.

Según estos fabricantes este ‘cojín’/’escudo’ tiene la función de permitir que el cuerpo del niño, en caso de impacto frontal, viaje hacia delante sin que el arnés le frene el esternón. De esa manera el latigazo cervical dejaría de existir. Así lo explican en su vídeo de dónde he extraído estas imágenes:

cybex cuello

 

Pero si os fijáis en el dibujo vemos un niño más alto que si tiene el espacio correcto para estirar su cuerpo hacia delante (aunque el golpe en la cabeza se lo seguirá llevando. Y muchas otras cosas más como explicamos en este artículo.) Entonces, ¿Se parecen en algo este dibujo con la realidad del pequeño? Os lo pongo para que vuestros ojos respondan:

13087349_10208089720293287_2835188615257385800_n

cybex pallas escudo

 

NO ¿verdad? Por lo tanto ¿Creeis que el cuello del bebé podrá hacer el recorrido que describen en su vídeo? La respuesta es NO de nuevo. A mí me hace dudar si por lo tanto la lesividad del cojín en este caso está al mismo nivel que el arnés. La solución a este problema es que los niños viajen a contramarcha hasta los 4 años mínimo. El resultado en este caso es que este bebé es uno más de los niños que no viajan seguros por la falta de información que existe en temas de seguridad.

Es obvio que el percentil del pequeño está por encima de lo normal pero me sirve perfectamente para poder explicar claramente que no hay que darse prisa para sacar a vuestro bebé del grupo 0/0+

CONCLUSIÓN

Después de todo lo que hemos expuesto, mi recomendación a todas las familias que estén en el proceso de cambiar de silla es que:

‘Os pongáis en manos de un profesional especialista en  sistemas de retención para que os ayude a encontrar la silla que encaje con vuestro bebé y vuestro coche. No tenéis porqué hacer un máster en sistemas de retención, para eso están los asesores. La seguridad no es cuestión de modas’

También te puede interesar

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *