¿Qué debemos darle de desayunar a nuestros hijos? – Julio Basulto

¿Qué respuesta le darías a esta foto?Julio Basulto

¿Tu respuesta ha sido SÍ?           ¡TE INTERESA ESTE POST¡ 

¿Tu respuesta ha sido ‘NO SÉ, Y ENTONCES QUÉ LE HAGO…’?              ¡TE INTERESA ESTE POST!

¿Tu respuesta es NO?                 ¡TAMBIÉN TE INTERESA ESTE POST!

 

El sábado tuve el súper lujo de escuchar en directo a Julio Basulto y tengo muchísimas ganas de contaros todo lo que nos dijo, que sé que muchos lo estáis esperando.

Lo primero deciros que, además de leerle, hay que verle en directo. Las risas las tenéis aseguradas 😉 Y ahora sí ¡vamos a explicar qué nos contó!

 ¿Cuántos de vosotros creéis que vuestros hijos desayunan poco o casi no comen en todo el día?

Según Julio, ‘cuando un niño desayuna mucho es, normalmente, porque ese niño hace mucho deporte y tiene mucha hambre’. Su cuepro le pide comida. Por lo tanto un niño que hace mucho deporte suele desayunar mucho y correlacionamos  de forma errónea que el desayuno es lo que le da el rendimiento deportivo. Pero en realidad es al revés: ‘El niño que hace mucho ejercicio físico, suele desayunar más’.

Y ¿El rendimiento intelectual? Casi todo el mundo piensa que el desayuno es muy importante ¿Verdad? Es lo que nos han dicho desde bien pequeñitos y así se lo transmitimos a nuestros hijos. Según Julio esta creencia es mucho más habitual en las personas con un nivel socioeconómico y cultural alto. Se preocupan más porque sus hijos desayunen, tiene más tiempo. Sea como sea, una madre que tiene un nivel sociocultural más alto suele desayunar con su hijo y ayudarle a hacer los deberes. Al ayudarle a hacer los deberes hay una relación clara entre el desayuno y el rendimiento escolar. Pero, no es el desayuno, es una relación causal. 

¿Cómo está la obesidad infantil en nuestro país? Pues más o menos así. Abusar de las comidas basura aumenta el riesgo de obesidad infantil. Pero no es necesario que mi hijo esté gordo para tener problemas de salud por  llevar una alimentación con productos basura. Se ha observado que la diabetes tipo 2 también ha crecido en la infancia.

Como podemos ver también existe un porcentaje de ‘delgadez’ en este quesito. Observaréis que sólo es el 0.7% en niños y el 0,9% en niñas. ¿A cuántos padres habéis oído decir que sus hijos están demasiado delgados? ¡A muchísimos más! Con lo cuál no os preocupéis por la delgadez y sí por qué tipo de alimentos damos a nuestros hijos.

Julio 14 Julio Basulto 16

Y ¿Qué pasa con los desayunos de nuestros hijos entonces?  

Hay que desayunar en función de dos cosas: Hambre y saciedad. En el caso del niño estos indicadores son erráticos e impredecibles. Como el pestañeo. No podemos pensar en cómo o cuántas veces pestañeamos, lo hacemos de forma natural. Lo mismo sucede con el apetito infantil, al contrario que con el del adulto que está modificado a base de azúcar. Hay una diferencia abismal entre la cantidad de comida que comen los niños y lo que comemos los adultos. A nosotros nos ponen un plato y automáticamente nos lo acabamos todo. Y cuanto más nos ponen delante, más comemos. En cambio, los niños, comen solamente lo que necesitan. Se dice que ‘un niño que come la mitad de lo que él mismo se ha servido, es un niño completamente normal’ El niño todavía conserva intacta la sensación de saciedad y cuando no tiene más hambre, simplemente, deja de comer.

Según la OMS el valor nutricional del azúcar es 0. Nada.
Según la OMS el valor nutricional del azúcar es 0. Nada.

Seguro que habéis escuchado la frase: ‘El azúcar es necesario para el cerebro’. Pero esto no es del todo cierto. Nuestro cerebro necesita glucosa, y no SACAROSA, que es lo que contiene el azúcar. Nuestro cuerpo necesita glucosa y es tan importante para él que es capaz de sacarlo de cualquier recurso. Es muy raro que nuestro cuerpo nos deje sin ella. Esto significa que no es necesario tomar azúcar. Somos capaces de fabricar glucosa de a partir de otros sustratos llamados ‘alimentos’.

Y con toda esta información que tenemos ¡caemos! Caemos en la tentación del azúcar, nosotros y nuestros hijos. Pero es que no nos lo ponen nada fácil. Piensa en tu supermercado ¿Dónde está la fruta o alimentos frescos? Normalmente al fondo (o en el centro) y para acceder a ella tienes que pasar por pasillos llenos de estanterías donde todo lo que vemos es ‘bollería, azúcar, productos precocinados, galletas, patatas fritas, chocolates y (algo que me pone muy nerviosa) un montón de productos azucarados para bebés y niños con packagings de millones de colores, dibujitos para que los niños no puedan resistirse’. M lleva una temporada que quiere coger todos los botes de galletas, yogures azucarados, bollycaos y demás cosas que no ha probado y no sabe si le gustan ¡sólo por los paquetes!

Y es que el 90% de los productos infantiles que encontramos en los supermercados están completamente desaconsejados para ellos. 

Y entonces es cuando la mayoría de familias se preguntan:

¿Qué le doy de desayunar a mi hijo?

Según Julio Basulto lo más importante es:

S – SEGURIDAD:

Cuándo vas al pediatra con tu bebé de unos 12 meses el pediatra suele preguntarte cosas como: ¿Dónde duerme vuestro hijo?, ¿Ya camina?,  ¿Come de todo?,  ¿come sola? Pero nunca suelen preguntar.

  • ¿Fuma delante de sus hijos? (Estas cifras me han dejado helada).

JULIO BASULTO 3 JULIO BASULTO 4

  • ¿Viajan sus hijos en la silla del coche con el arnés o cinturón bien abrochado? ¡Qué os voy a decir de esto! ¡Evidentemente es una de las cosas más importantes para cuidar la vida de nuestros hijos! Y a este punto, Julio con tu permiso, te añado que si viajan a contramarcha hasta los 4 años ¡mejor! (Dejo enlace para más información aquí)

JULIO BASULTO 6

  • ¿Dejáis los medicamentos o productos de limpieza en un lugar que esté a su alcance?

Aunque nos parezca que es un momento, solamente una distracción como mirar el móvil, ir a buscar una cosa a una habitación. etc. puede ser el tiempo suficiente como para poner en riesgo a tu bebé.

JULIO BASULTO 7JULIO BASULTO 5JULIO BASULTO 8

  • ¿Nunca lo dejáis sólo en la bañera y si tenéis que soltarlo un minuto le ponéis algo que pueda protegerle?

Pensad que una niño puede llegar a ahogarse en sólo 10 cm de agua. Menos cantidad de agua que la que solemos poner cuando le bañamos.

A – AMOR: 

Lo más importante para nuestros hijos se sientan queridos y en un hogar con cariño y tranquilidad. El buen ambiente en casa es mucho más importante que cualquier tema nutricional. Y esto no es ‘espiritualidad’, no es ‘crianza con apego’, no es ‘el boca a boca de la gente’. Esto lo sustenta la ciencia, sí, aquí lo tenéis:

julio basulto 10 julio basulto 11

¿Hay relación entre cómo te llevas con tu pareja y cómo come tu hijo? Estos estudios descubrieron que sí. Que una relación de pareja menos cálida y más hostil lleva a los niños a tener una peor dieta y mayor riesgo de enfermedades de transtorno alimenticio (anorexia, bulimia)

Julio basulto twitter

R – RESPETO:

Seguramente os suenan las frases:

‘El niño tiene que quedarse en la mesa hasta que se acabe la comida’

‘Los niños no deberían elegir qué quieren comer’

‘Al niño hay que ‘enseñarle’ a comer. Meterle en vereda’

Pues si queremos que nuestro hijo tenga una relación saludable con la comida debemos RESPETARLE. Y no suenan demasiado respetuosas estas frases.

El acompañamiento de adultos durante la comida de los bebés/niños debe ser respetuoso, sin presiones ni coherciones, tomando en consideración sus gustos y su sensación de hambre. Forzar a comer a los niños es contraproducente y consigues el efecto contrario. Aquí tenéis un claro ejemplo de lo que no hay que hacer, de lo que significa NO RESPETAR A UN NIÑO:

Si respetamos el hambre, los gustos o su sensación de saciedad ¿por qué no lo hacemos con los niños? Que sean niños no significa que no debamos respetarles.

Necesidades calóricas de los niños:

Julio basulto bebé

 

Se ha hecho un análisis calórico para saber cuántas calorías necesita un niño al día. Como podéis ver en el cuadro las oscilaciones son importantes. Un niño de 3 meses de edad puede necesitar de 327 cal. a 728 cal. La diferencia es el doble. Eso significa que hay niños normales que de tres meses que necesitan el doble de calorías que otros.

¿Y cómo lo sabremos? Escuchando al niño.

Si tu hijo es de los que come la mitad pero está sano, salta, ríe, baila y juega, no te preocupes, no necesita más.

 

A – ALIMENTOS:

‘Una cosa son alimentos y otra cosa son sustancias comestibles’

Una cosa comestible entra dentro de ese 90% de productos comestibles dirigidos a niños. Cosas ricas en azúcar, ricas en grasas, ricas en sal o en las tres cosas.

Entonces, ¿Qué le damos de desayunar? 

Pues parece que el truco no está en lo que le damos si no en lo que no le debemos dar. Y aquí tenéis unas cuantas diapositivas clarísimas que nos regaló Julio:

               Julio Basulto 12Julio Basulto 19Julio Basulto 17 Julio Basulto 18

CONCLUSIÓN: 

  • Prioricemos la seguridad de nuestros hijos.
  • Creemos un buen ambiente en el hogar
  • Respeto al niño
  • No se trata de obligarle a comer sano se trata de eliminar los alimentos INSANOS de casa.
  • Prediquemos con el ejemplo
  • Demos menos sermones

Desayunar requiere tiempo, requiere planificación. Planificamos todo: las vacaciones, los fines de semana, el trabajo, etc. La comida también deberíamos planificarla. Comer bien empieza en el supermercado. Todo lo que no compres, es comer bien.

Y para todas aquellas que estéis embarazadas o en período de lactancia aquí os dejo su próxima charla:

¿Comer por 2 o cuidarse por 2? 

¡No os la perdáis! 😉

También te puede interesar

8 comentarios

  1. Buenos días, creo q hay un gazapillo en el post. Comentas que el apetito de los niños es erróneo e impredecible. Supongo q lo q querias decir es errático e impredecible.
    Por lo demás, agradecerte q nos hayas hecho un resumen de la charla de Basulto a los q no pudimos acudir.
    Un saludo!

    1. ¡Aaaaaiiiiiix! ¡Síiiiiii! El corrector me cambió la palabra y no me di cuenta
      ¡Mil gracias por estar tan atentos! No sabéis lo feliz que me hacen vuestros apuntes 😉

      ¡Ahora sí! Que si no el mensaje cambia un poco jejejeje

      Un abrazo Irantzu!

  2. Hola,
    gracias por tu post tan necesario, creo sin embargo que podría ayudar mucho a las familias que dieras algunas alternativas. Yo afortunadamente tengo un hijo que siempre ha comido a las mil maravillas, y siempre hemos procurado darle una alimentación sana (porque la hemos buscado antes nosotros, obviamente) y porque se la queremos inculcar.

    Como alternativa al desayuno de colacao con galletas, podrías sugerir a los lectores algo que a nosotros nos va de maravilla: un batido de frutas: plátano, frutas de temporada, leche de avena, un par de galletas y semillas de sésamo. Mi hijo se despierta pidiéndolo y siempre se lo toma feliz. Hay días que sólo toma eso y a veces toma tostada, o alguna galleta.

    No soy nada partidaria del azúcar pero tampoco me quiero volver loca evitándolo a toda costa, pero alguna cosilla sí toma, pero muy muy poco en comparación con otras alimentaciones infantiles (ni actimeles, ni yogures, ni nada por el estilo).

    A veces lo difícil es evitar que otros familiares se lo den cuando tú no estás cerca… (y encima parece que eres una enferma porque quieres que coma sano…)

    Otra alternativa interesante que hemos incorporado frente al colacao es la harina de algarroba, que no es muy conocida y es «similar», sabe a cacao y no tiene nada de azúcar y también le gusta mucho. En el colacao el mayor ingrediente que tiene es el azúcar, ni siquiera el cacao… tremendo!

    Bueno, quería comentar esto por si a alguien le ayuda o le da alguna idea para desayunos y meriendas (el batido también se puede hacer por la tarde claro).

    un abrazo!

    1. ¡Hola Virginia! Pues eso es lo que íbamos buscando muchos padres a la conferencia de Julio y salimos más bien con la sensación de que debemos poner mucho sentido común a la alimentación de nuestros hijos.
      En ningún momento nos quiso decir una tabla de alimentos a dar de lunes a domingo porque lo que se propone es tener alimentos sanos en casa (fruta, frutos secos, cereales (sin azúcar), pan, verdura,etc) y de esa manera que el niño elija lo que quiera.
      Sí, comentó los porcentajes de grasas de un croissant, una galleta, etc. Pero quedaría un post kilométrico si tuviera que transcribir todas sus palabras.

      ¡Sé de lo que me hablas cuando dices lo de la ‘enferma del azúcar’!
      Por aquí estamos igual 😉 Habrá que tener paciencia. Cuando los peques sean mayores lo agradecerán y estoy segura que sabrán elegir. Mientras nuestro deber es racionar como bien dices.

      Gracias por la propuesta de la harina de algarroba! No la he probado nunca y creo que me has picado la curiosidad. Voy a investigar qué tal es 🙂

      Un abrazo!

  3. Muy interesante el artículo y me aporta muchas ideas. Desde que nació la peque le compraba los cereales en ecológico para que no tuviesen azúcar, ahora se toma la leche sola, se ha acostumbrado y le gusta pero es dificilísimo controlar el tema si te fijas le echan azúcar hasta a los alimentos más inusuales. Ella algún día desayuna galletas pero no le doy zumos a media mañana, por la tarde intentamos que meriende fruta pero siempre algo se te escapa y luego es verdad que el entorno no ayuda. Menos mal que ella suele comer en casa con nosotros y cuando come con abuelos y demás, intento relajarme con el tema. Gracias por toda la información.

    1. ¡Aiiiiix! No sabes lo que te entiendo 😉 Yo también intento relajarme y respirar cuando salimos fuera. Pero como bien dijo Julio, lo más importante es que en casa los armarios estén repletos de alimentos ¡Un abrazo!

  4. Mi caso es un tanto extraño. Pertenezco a ese 0.9% con una niña más que delgada. Hay que decir que en mi casa no entra el azúcar ni, en general, los alimentos procesados de supermercado. Comemos comida normal, es decir, legumbres, verduras, arroz, fruta, frutos secos, pescado… Cuanto menos paquetitos (procesado) mejor. Mi problema es que mi hija come muy poquito y siempre de lo que menos engorda. Le encanta la fruta y es de lo que más come, pero eso precisamente engorda poco. Me muero de risa cuando escucho que la gente dice que la fruta engorda (después de comerse unas costillas de cerdo con patatas). Si engordase tanto mi hija estaría más lozana. Es fan del sushi, de la fruta, del pepino y de la lechuga. Vamos, como la Beckham! Es que es así es imposible hacerla engordar! Sería genial que un día Julio Basulto nos diese alguna orientación a los padres que sí necesitamos de verdad de verdad que nuestros hijos engorden.

  5. Super interesante el artículo. La de veces que he tenido que justificarme por no darle «azúcar en exceso» a mi bicho de 3 años. Hasta que no le dejo tener infancia me han dicho y eso que no soy estricta con el tema y alguna galleta (principalmente casera) se puede comer y algún yogurt de fresa, que le encantan, tbn. O en los cumpleaños hacemos la vista más gorda…
    Pero lo que más me ha llamado la atención es la justificación de por qué desayunan mucho. La verdad es que ya me estaba asustando pq el bichillo desayuna muchísimo, y ahora entiendo el por qué. Aquí la pequeña desayuna un poco de leche, pan con aceite, un poco de queso, una mandarina y un kiwi. Y claro, dps un plátano para almorzar y un trozo de pan. Yo tenía mis dudas de si era para arruinarnos de un modo rápido, pero nooo es pq tiene muchísima energía! 🙂
    Muchas gracias. Un gran artículo y a ver si cada vez vamos viendo a menos niños con bollos y ganchitos para merendar tbn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *