Desarrollo psicomotor del bebé de 0 a 12 meses

El desarrollo psicomotor del bebé se entiende como la adquisición y consolidación progresiva de habilidades en los ámbitos relacional y motor. En el primer año de vida, cada bebé va a ir experimentando diferentes situaciones que van a dar lugar a la maduración de su Sistema Nervioso Central (SNC). Esta maduración se traducirá en nuevas conexiones neuronales, que permitirán al bebé disponer de nuevas estrategias motoras para relacionarse con el mundo que le rodea. Cabe destacar que los modelos de aprendizaje psicomotor son variables en ritmo y modo.

Bebé de 0 a 3 meses

Durante este periodo, el gran objetivo del bebé es conseguir controlar su cabeza. Poco después de nacer ya es capaz de girar la cabeza para ponerla de lado cuando está estirado boca abajo, como un giro de protección para mantener libres boca y nariz. En torno al mes de vida, la aguantará erguida cuando los padres lo sostienen frente a ellos, puesto que la estimulación propioceptiva y auditiva que recibe es mayor. El 75% de los bebés reacciona a la voz y a la sonrisa de su madre alrededor de los 2 meses de edad (Según datos estadísticos de la Tabla de Desarrollo Haizea-Llevant (1991). Estudio realizado con una muestra de 1702 bebés de 0 a 24 meses en Cataluña y otros 817 en Euskadi).

Para poder mantener el control sobre la cabeza necesitará una musculatura fuerte a nivel cervical. El movimiento de succión (ya sea del biberón o del pecho de la madre) va a fortalecer estos músculos y le servirá de entrenamiento. El 75% de los bebés lograrán levantar su cabeza desde la posición de boca abajo apoyando sus antebrazos sobre el suelo, a los 3 meses de vida1. El 25% restante lo harán un poco antes de cumplir los 5 meses.

Sobre los 3 meses de vida de nuestro bebé, podemos ver como su columna vertebral se va moldeando. Al nacer, la columna del bebé tiene forma de “C” que mira hacia su barriga, lo que se conoce como cifosis. A medida que potencian el control de la cabeza, se observa que a nivel cervical la curvatura se invierte y aparece la llamada lordosis cervical. Esta lordosis cervical nosbebé 3 meses ayuda a mantener la cabeza en la vertical más adelante.

 

Es necesario ofrecer al bebé momentos de actividad en la posición boca abajo o decúbito prono. Mostrarle juguetes que le llamen la atención y que él intente alcanzar, van a propiciar que el bebé trabaje la musculatura de toda la columna, especialmente la de la zona cervical. Siempre que coloquemos al bebé en decúbito prono debe estar bajo nuestra supervisión y en estado de actividad.

Sobre los 3 meses, el bebé inicia el gesto de juntar sus manos en la línea media en la posición boca arriba o decúbito supino. Cuando le presentamos un sonajero el bebé lleva sus manos hacia el centro de su cuerpo, intentado alcanzar el objeto con ambas manos al mismo tiempo. Esto supone para el bebé un importante trabajo de su esquema corporal. Si en lugar del sonajero, utilizamos de reclamo la cara y la voz de la madre el estímulo será mucho mayor. De forma espontánea, el bebé de 3 meses también comienza a mirarse sus propias manos.

Bebé de 3 a 6 meses

En esta etapa el control de la mirada se va a consolidar. El bebé es capaz de seguir un objeto visualmente, tanto si el objeto se mueve en la vertical como en la horizontal. Este hecho provoca que empiece a sentir curiosidad por algo que ve allí abajo: sus pies. Además, entre los 4 y los 6 meses ya dirige sus manos hacia los objetos activamente. Todo eso nos llevará a que juegue a cogerse los bebé sedestaciónpies cuando está estirado boca arriba (en posición de decúbito supino). Con este juego, prepara la musculatura de las piernas para poder sentarse en un futuro muy cercano. Para poder mantener la sedestación (la posición de sentado) con estabilidad, es necesario una musculatura isquiotibial y adductora elástica y flexible. Requiere estiramiento previo de la musculatura isquiotibial y adductora.

En la posición de boca abajo, el bebé va a seguir progresando hacia la extensión de la columna. A los 6 meses, será capaz de levantar la cabeza y parte del tronco del suelo con apoyo de sus manos. Igualmente, va a empezar a hacer cambios de peso lateralmente, entre una mano y otra. Esto le va a permitir agarrar un juguete con una mano mientras mantiene el apoyo del cuerpo sobre la otra.

A nivel de lenguaje, con 4 meses empiezan las risas… ¡a carcajadas! Y también atiende a las conversaciones que se producen a su alrededor mirando de vez en cuando a los interlocutores.

Bebé de 6 a 9 meses

Esta etapa va a venir definida por la consolidación de la posición de sentado. Aquí son un estímulo importante los juegos de “falda” para estimular el control del tronco y fortalecer la musculatura erectora de la columna. Por ejemplo, cantarle los 5 lobitos mientras tenemos al bebé sentado en frente nuestro, sobre nuestros muslos, formaría parte de un buen entrenamiento.

La práctica de la sedestación tiene diferentes fases y va evolucionando de la siguiente manera:mamá bebé sedestación

  1. Sedestación sobre el regazo de los papás.
  2. Estar sentado en el suelo con apoyo de sus manos delante y las piernas estiradas para aumentar la base de sustentación.
  3. Desde la sedestación, inicio de los cambios de peso entre una mano y la otra. Es capaz de liberar una mano para manipular un juguete.
  4. Empieza a apoyar las manos lateralmente para evitar “volcar” (reacción de paracaídas laterales).
  5. Puede liberar sus manos para jugar con algo desde sentado.

Sobre los 8 meses el bebé ya se mantiene sentado de forma estable y empieza a sentir curiosidad por lo que hay arriba. Lo que le llevará a hacer los primeros pinitos con la bipedestación o estar de pie. Al final del 9º mes de vida, se aguantará de pie con apoyo posterior en una pared o mueble.

Realizará volteos (la popular “croqueta”) como medio de desplazamiento. Una ocasión perfecta para trabajar la coordinación entre un hemicuerpo y el otro, y disociar los movimientos de una extremidad respecto a la otra.

A nivel de manipulación va a empezar a pasarse los objetos de una mano a la otra. Moverá los objetos arriba y abajo para que hagan ruido. Si le ponemos un pañuelo sobre su cara, se lo quitará sin ayuda para descubrirse. Empieza a seguir juegos de buscar un objeto.

Respecto al lenguaje, en esta etapa pasará del balbuceo a repetir algunos sonidos del adulto y a decir sílabas.

Bebé de 9 a 12 meses

Sobre los 10 meses, el bebé será capaz de realizar el cambio de posición de estirado boca abajo a sentado sin ayuda. Es una transferencia que requiere de una coordinación importante entre las cuatro extremidades, el tronco y la cabeza.

Una vez que el bebé ha consolidado su equilibrio en sedestación, los brazos le sirven de extensión protectora y los apoya cada vez más lejos. Esto provoca que lleve parte del peso corporal desde las nalgas hacia sus manos, lo que le lleva a alcanzar la cuadrupedia o posición de gateo. No todos los bebés gatean, pero aquellos que lo hacen desarrollan ajustes posturales en las cuatro

Close-up of female and little baby legs during walk down the floor

extremidades. Los niños que no gatean inician el desplazamiento arrastrándose sentados, o simplemente empiezan a caminar más precozmente[1].

A los 11 meses de edad el 95% de los bebés se aguantan en bipedestación con apoyo, según el Estudio Llevant-Haizea. Esto quiere decir, que serán capaces de aguantarse si los ponemos de pie en una pared. Incluso ya puede que se inicien en dar pasos solitos. Pero no será hasta unos meses después que lograrán el gran reto de caminar de forma autónoma.

En esta etapa el bebé empieza a señalar con el índice para hacer demandas a los papás. Realiza la pinza entre su pulgar e índice para manipular objetos pequeños. Y le encanta jugar a sacar y meter objetos de un recipiente.

Es capaz de imitar gestos, como los de las canciones que les canta la mamá. Comprende el significado de algunas palabras y reconoce su nombre. También empieza a comprender las prohibiciones.

[1] Fisioterapia en Pediatría. Macías, L. Fagoaga, J. Mac Graw-Hill Interamericana.

También te puede interesar

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *