¿Qué es la plagiocefalia? ¿Puede mi hijo sufrirla?

plagiocefalia
Foto: Asociación Española de Pediatría

En 1992 la American Academy of Pediatrics empezó la campaña “Back to Sleep” con la finalidad de prevenir el síndrome de la muerte súbita del lactante. La recomendación de poner a dormir a los bebés boca arriba ha sido muy beneficiosa para disminuir este terrible síndrome, pero por el contrario nos encontramos que en los centros de salud se ha detectado un aumento exponencial de casos de plagiocefalia posicional.

La Asociación Española de Pediatría define la plagiocefalia posicional como una deformidad de la parte posterior de la cabeza del bebé, que se produce durante los primeros meses de vida y que consiste en un aplanamiento de la región occipital (de detrás) o parietal (de los lados), combinado con un abombamiento del lado occipital contrario, un adelantamiento y descenso de la oreja y el abombamiento de la frente del mismo lado de la deformidad.

La plagiocefalia posicional aparece debido a la presión ejercida por el propio peso del cráneo apoyado en un mismo punto (en el occipucio) durante un tiempo prolongado. Esto se da principalmente cuando los bebés mantienen la misma posición boca arriba tanto en la cuna como en la tumbona o cuando se acostumbran a dormir siempre del mismo lado, apoyando durante muchas horas la misma región de la cabeza.

La cabeza del bebé está formada por placas óseas muy maleables para permitir el crecimiento del cráneo. En los primeros meses de vida, son muy sensibles a las presiones externas y pueden deformarse con facilidad si no tomamos las medidas posicionales adecuadas.

Según el tipo de deformidad lo clasificamos en: Plagiocefalia, Braquicefalia, Escafocefalia

screenshot_1

El aplanamiento se produce al coincidir dos factores en el tiempo:

  1. Durante las primeras semanas es cuando el cráneo está en su punto de máximo desarrollo (entre la semana 38 de embarazo y los 6 primeros meses de vida) y por tanto los huesos son muy cartilaginosos y moldeables para poder permitir su crecimiento.
  2. El control cefálico del bebé suele tener lugar entre el segundo y cuarto mes. Hasta entonces, tiene dificultades por cambiar por si solo de posición, tendiendo a apoyar la misma zona de la cabeza.

Las causas más comunes de la plagiocefalia son:

  • Causas prenatales: el feto ha estado varias semanas encajado en el canal pélvico antes del parto.
  • Causas perinatales: la deformación sufrida durante el parto.
  • Causas posnatales: cuando el bebé pasa demasiadas horas acostado en una misma posición.

En los dos primeros casos, esta deformidad se considera normal y en la mayoría de bebés se recupera la forma redondeada a las pocas semanas. Estudios recientes están empezando a apuntar que la forma del cráneo se debe más a los factores postnatales que a los otros dos casos (link Pubmed). Concretamente en la semana 2 a la 4 es cuando el cabeza del bebé es más deformable (link aquí), por esta razón  hace tiempo que los pediatras, las enfermeras y los fisioterapeutas recomendamos una serie de medidas preventivas para evitar la instauración de la plagiocefalia.

Es de vital importancia proteger su cabeza durante los primeros meses, siguiendo unos sencillos consejos que os resumimos a continuación:

  • Posicionamiento:
    • Para dormir: el bebé tiene que descansar tumbado boca arriba, vigilando que la cabeza quede ladeada alternativamente hacia cada lado por igual. Es decir, un tercio del tiempo apoyando el lado derecho, otro tercio el lado izquierdo y otro tercio mirando al techo. Estas medidas también se recomiendan cuando están en las sillitas y tumbonas hasta que tengan el suficiente control de la musculatura del cuello que les permita a ellos cambiar la posición por si solos.
    • “Tummy-Time”: consiste en poner al bebé en posición boca abajo el mayor tiempo posible, pero sólo cuando está despierto y con los papás jugando con él. La finalidad del tummy-time es triple: reforzar la musculatura cervical (imprescindible para evitar o corregir el aplanamiento) mientras juegas, ir creando un buen vínculo con los papás y dejar un espacio de tiempo en el que los huesos posteriores del cráneo no reciban ningún tipo de presión.
    • El porteo en mochilas ergonómicas adecuadas a cada edad y momento motriz del bebé se ha demostrado que es eficaz tanto para prevenir como para tratar la plagiocefalia porque en posición vertical la parte posterior de la cabeza del bebé no recibe tanta presión.
  • Estiramientos: muchas veces nos encontramos que la musculatura de un lado del cuello está más tensa o acortada y genera que cuando el bebé duerme esté más cómodo apoyando la mayor parte del tiempo el mismo lado de la cabeza. Estos estiramientos son muy sencillos y los podéis realizar en casa, siguiendo siempre el consejo de vuestro médico y fisioterapeuta.

 

 

  • Cojín específico para plagiocefalia: se han realizado diversos estudios a nivel teórico que reflejan que la utilización de un cojín concebido específicamente para la plagiocefalia es una muy buena opción para evitarla o tratarla si ya está instaurada.
  • Estas medidas están recogidas también en forma de tríptico en el que colaboran el Hospital San Joan de Déu y el Institut català de Salut. Si queréis podéis visualizarlo en este link.

Hasta hace poco tiempo, sólo existían medidas posicionales para prevenir la plagiocefalia. En el post de hoy  os queremos explicar como los cojines diseñados para prevenir y tratar la plagiocefalia están dando buenos resultados.

¿Qué es un cojín posicionador?

Los cojines diseñados para evitar dicha deformación tienen una cavidad central donde descansa la cabeza del bebé. Este agujero permite aumentar la superficie de contacto del cráneo, de modo que la presión disminuye repartiéndo el peso de una manera más uniforme por toda la zona posterior. Gracias a ello, nos aseguraremos que cuando nuestro niño esté tumbado (en la cuna, la sillita o la tumbona) la presión ejercida por el peso del cráneo está repartida por igual y no sólo en una pequeña zona, evitando así que se pueda deformar. La cavidad central del cojín permite que el bebé pueda ladear la cabeza con facilidad y no pierde campo de visión.

Cada vez hay más cojines con el fin de combatir la plagiocefalia posicional, aunque nosotros vamos a analizar los dos que están avalados, diseñados y/o certificados por médicos:

 

A continuación os mostramos la comparativa de los estos dos cojines:

Modelo de cojín para la plagiocefalia

Lovenest de Babymoov

Cojín Mimos

Material

Algodón Spandex Materiales de poliéster de última generación que garantizan un producto con una estructura tridimensional completamente transpirable y esponjosa que garantiza la seguridad contra el ahogo accidental y la disminución de presión craneal. Tan sólo un 6% del volumen total está compuesto por hilo siendo aire el resto.

Medidas y tallas

Talla única.

Medidas del cojín: 24x23x3cm

Hay diferentes tallas dependiendo del perímetro craneal, que va de los 33cm hasta los 50cm.

Presiones

(no se especifica) Reduce la presión hasta 4 veces menos

Sitios de uso

Cuna, cuco, tumbona, sillita de paseo y de coche Cuna, cuco, tumbona, sillita de paseo y de coche

Características

Lavable Antiácaros, lavable y transpirable.
Varios colores a elegir Sirve tanto para prevenir como para tratar.
Es un cojín preventivo Es simétrico, lo puedes poner de los dos lados, así evitas su deformación por uso

Avalado por médicos

Certificado para estar en contacto directo con la piel del bebé

Certificado antiahogamiento

(no se especifica)

Edad de uso

De los 0 a los 4 meses. Talla única. Tiene diferentes tallas dependiendo del perímetro craneal.

Inconvenientes

Se tiene que lavar entero, no tiene funda. Se tiene que lavar entero, no tiene funda.
Sólo es de modo preventivo Su precio es más elevado

Ventajas

Hay distintos colores a elegir Tiene el certificado antiahogo accidental.
  Su forma y material permite que se deforme menos. Al tener tallas se ajusta mejor al cráneo del bebé.

La utilización de un cojín nos gusta porqué vemos que es una medida preventiva muy sencilla y útil para evitar o corregir la plagiocefalia. Nos permite asegurarnos que el reparto del peso del cráneo es homogénea cuando el bebé está descansado y podemos estar tranquilos ya que nos asegura que la cabeza del bebé está en buena posición sin estar tan pendientes de las horas que pasa apoyando cada lado.

Un cojín para evitar o tratar la plagiocefalia tiene que ser complementario a todas la medidas preventivas de posicionamiento. Recomendamos seguir las pautas de posicionamiento adecuadas ya que es de suma importancia variar la posición del bebé desde el nacimiento para prevenir la plagiocefalia y conseguir un buen desarrollo psicomotor.

Y sobre todo, ante cualquier duda o sospecha de si vuestro bebé está iniciando la plagiocefalia, acudid a vuestro pediatría para que os asesore, aconseje y haga el seguimiento adecuado para vuestro caso.

             Laia Maseras Salvadó

Fisioterapeuta Col. 7098

Bibliografia consultada

  • Morrison CS,Chariker M. Positional plagiocephaly: pathogenesis, diagnosis, and management. J Ky Med Assoc. 2006 Apr;104(4): pp136-140.
  • Wilbrand JF,Seidl M, Wilbrand M, Streckbein P, Böttger S, Pons-Kuehnemann J, et al. A prospective randomized trial on preventative methods for positional head deformity: physiotherapy versus a positioning  J Pediatr. Junio 2013; 162(6):1216-1221.
  • Flannery AB, Looman WS, Kemper K. Evidence-based care of the child with deformational plagiocephaly, part II: management. J Pediatr Health Care. 2012 Sep-Oct; 26(5):320-331
  • Persing J, James H, Swanson J, Kattwinkel J. Prevention and management of positional skull deformities in infants. Pediatrics. July 2003. Volume 112. Disponible en: http://pediatrics.aappublications.org/content/112/1/199.long

También te puede interesar

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *