¿Por qué debemos poner a los bebés boca abajo? 5 consejos para conseguir que sea ¡un éxito!

Hoy en día los bebés pasan mucho tiempo tumbados sobre su espalda en las hamacas, durmiendo en la cuna, paseando en el cochecito o mientras viajan en sillita del coche. Esto no deja la posibilidad de ejercitar su musculatura y puede entorpecer su desarrollo motriz si no lo combinamos con cambios posturales frecuentes y adecuados.

Todos tenemos muy claro que es altamente recomendable que los bebés duerman boca arriba (o en ocasiones, de lado) para evitar el temido síndrome de la muerte súbita del lactante. Sin embargo, cuando los bebés están despiertos y bajo supervisión, es muy importante que poco a poco se vayan acostumbrando a pasar tiempo sobre su barriguita.

El ‘ Tummy time significa justamente esto, que el bebé pase un rato tumbado boca abajo apoyado sobre sus antebrazos mientras está despierto, con el objetivo de favorecer su desarrollo motor y evitar que aparezcan deformidades como la plagiocefalia, de la que os hablábamos hace unas semanas. 

Los beneficios del Tummy Time son muchos y muy importantes:

  • Permite ejercitar y fortalecer la musculatura del cuello, los hombros, la espalda, los brazos y las manos y poder empezar a controlar la cabeza.
  • Evita que aparezcan o se acentúen las deformidades del cráneo.
  • Favorece que aparezcan las habilidades de desarrollo motriz: el volteo, la sedestación y el gateo.
  • Es un buen ejercicio para conseguir desarrollar el sentido de la vista y el control oculomanual.
  • Crea un vínculo con los padres, hermanos o familiares ya que nos permite un rato de interacción y juego.

¿Cuándo podemos empezar?

Los beneficios del Tummy Time son tantos que es el ejercicio más recomendado por los pediatras y fisioterapeutas. Lo podemos empezar a incluir en nuestras rutinas diarias desde que llegamos a casa del hospital con el bebé.

¿Cuáles son los mejores momentos?

Cuando están despiertos, atentos y contentos. Después de la siesta, cuando están relajados pero descansados es un buen momento (si no tienen hambre).

¿Dónde ponemos al bebé?

Sobre superficies planas y firmes, como una alfombra, la manta de actividades o el cambiador.

Puede ser que estar en el suelo no les guste por sentirse desprotegidos, podemos probar una superficie elevada, como el sofá si no es muy mullido. Esto nos facilitará a nosotros estar a su mismo nivel si nos sentamos en el suelo. Eso sí, en esta posición tenemos que estar más atentos que nunca a las posibles caídas y no dejar de mirarlos ni un momento.

Aunque así parece una actividad muy fácil y todos tenemos en la cabeza la imagen del bebé sonriente con la cabeza bien erguida, lo más normal es que después de 9 meses en posición fetal (con la espalda en forma de C) los  bebés se quejen cuando los ponemos en posición de boca abajo, ya que exige destreza y fuerza.

recien-nacido

Hay 5 claves muy sencillas para conseguir que el Tummy Time sea un éxito:

  • Empezar despacio: es importante no tener prisa e ir poniendo a los bebés boca abajo en períodos de tan solo 1 o 2 minutos enlazándolo con las rutinas de cambio de pañal, al vestirlo o mientras hacemos el masaje después de la bañera. Tenemos que pensar que esta posición requiere entrenamiento, es mejor ir poco a poco y que lo vivan positivamente, ya incrementaremos el tiempo a medida que vayan creciendo y cogiendo fuerza.

 el-mejor-masaje-para-el-beba

  • La posición más tolerada: es sentados en el sofá, nos ponemos al pequeño barriga con barriga. Esta es una posición que suele gustar a los más pequeños, les motiva a levantar la cabeza para mirarnos de cerca que es como nos ven mejor ya que su vista aún se está desarrollando. Si aquí aprovechamos a hacer también “piel con piel” también estimularemos los sentidos del olfato y del tacto. Poco a poco nos iremos tumbando para que cada vez tenga que hacer más fuerza para levantar la cabeza.

 

piel-con-piel

  • Otra posición que aceptan bien es estar en nuestro regazo: con la pierna que tocaría en su barriga más baja y la que tocaría en su pecho más alta. Colocaremos nuestra mano en la parte baja de su espalda para darles seguridad. Estas posiciones son las mejor toleradas también para los más pequeños cuando tienen reflujo.

juego-bebe

  • Llevarlo en brazos boca abajo: en nuestros brazos es donde se sienten más seguros, así que podemos aprovechar para pasearlos por casa o jugar en esta posición a acercarlos a sitios que les puedan llamar la atención (un vinilo de su habitación, el espejo, a los otros miembros de la familia…)

gases-bebe-boca-abajo

  • Estar a su misma altura: estar a su nivel y que puedan mirarnos de cerca los relajará. Podemos aprovechar estos momentos para implicar en el juego a los hermanos mayores que seguro que serán un gran aliado para centrar su atención. Las primeras veces podemos poner una toalla enrollada o una almohada de lactancia pequeña en el pecho para facilitarles el inicio del gesto, así no tendrán que hacer tanta fuerza y les ayudará a mantener la posición e interactuar con el entorno.

  • Colocar juguetes a su alcance: convertir el Tummy Time en un rato de juegos y diversión es lo más importante para conseguir que sea un éxito. Colocaremos los juguetes delante de él y también los distribuiremos hacia los laterales para motivarle a girar la cabeza para verlos. Después empezaran a estirar los brazos para intentar cogerlos y así empezarán a buscar sus primeros desplazamientos.

juegos-recien-nacido

Es importante que procuremos que se giren hacia los dos lados por igual, así la musculatura irá cogiendo fuerza de manera compensada.

Un buen juguete puede ser un espejo de plástico frente a ellos. A los bebés les encantan las caras, así que se distraerán viéndose reflejados. Una caja de música o juguetes llamativos con contrastes también les encantaran. Otra cosa que les encanta es oír nuestra voz, así que podemos aprovechar para cantar o mostrarles un cuento.

Si con estas recomendaciones vuestro bebé sigue sin gustarle esta posición no os preocupéis. Se recomienda que se inicie con tandas muy cortas, cada bebé tendrá su grado de tolerancia a esta posición, tenemos que adaptarnos a su ritmo y no al revés. También hay otras formas de fortalecer musculatura cervical y evitar la plagiocefalia. Una de ellas, y la que más suele gustar, es el porteo. Lo ideal sería combinar las dos, pero lo importante es que tengan espacios de tiempo en los que pueda cambiar de posición, de puntos de vista y de estímulos.

El eslogan estrella de la American Academy of Pediatrics es: “Back to Sleep – Tummy to Play (Boca arriba para dormir – Boca abajo para jugar), que con numerosas campañas de concienciación nos invitan a combinar estas dos posiciones.

El Tummy Time es un momento de juego imprescindible para el desarrollo de los bebés, es por esto que deberíamos incorporarlo en nuestras rutinas, pero tenemos que pensar que esta posición requiere un entrenamiento y una adaptación. Lo más importante es comenzar despacio, dándole tiempo para que se vaya acostumbrando pero a la vez buscando la manera de que nuestro bebé pueda ir aumentado el tiempo de estar en posición boca abajo y así conseguir un buen desarrollo motor. La clave estará en relacionarlo con un rato de juego y diversión.

¿Lo habéis practicado ya? ¿Cómo va evolucionando vuestro bebé? 😉

También te puede interesar

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *