¿Por qué cambiamos nuestra silla Klippan Kiss y llevamos una Axkid Rekid?

Hace unos días subí a Facebook una foto de M en su silla nueva y muchos me preguntasteis por privado por qué habíamos cambiado la Klippan Kiss por una Axkid Rekid. 

a-contramarcha

Bien, hoy quiero explicaros qué ha pasado.

Si seguís el blog ya sabréis que estas vacaciones de verano viajamos con nuestra Klippan Kiss a Mallorca. En el avión en un principio nos dijeron que en todo momento la podíamos llevar nosotros hasta cabina y recogerla a la llegada. La primera parte se cumplió, la segunda no y aquí es donde nos destrozaron la silla (os dejo fotos abajo). Después de varias reclamaciones conseguimos que nos hicieran caso y nos pagaron el precio de la Kiss para poder comprar una nueva (Si queréis más datos sobre qué pasó y cómo hicimos la reclamación os dejo los links aquí y aquí)

¿Cómo elegimos la nueva silla?

Yo tenía algunas cosas claras:

1- Que M siguiese viajando le máximo tiempo posible a contramarcha. Al ser pequeñita de tamaño y peso sabemos que existen opciones de viajar a contramarcha hasta los 6 años seguro.

2 – M ya no es recién nacida, como cuando elegimos la kiss, así que podíamos salir del grupo 0+/1 y pasar ya aun grupo 1/2. Ya sabéis que no soy partidaria de elegir sillas que abarquen muchos grupos (por ejemplo 1/2/3) puesto que el ajuste con el niño no es muy correcto cuando son más pequeños (grupo1) y se suele quedar pequeño cuando ya son mayores (Grupo3)

2- Que el espacio en el coche fuese adecuado para su silla y la del segundo bebé que está en camino. Tenemos un coche amplio.

3- Que se pudiera instalar con cinturón e isofix (esto tengo que decir que fue puro capricho)

Con estas tres premisas nos lanzamos a la búsqueda y pruebas en tienda. Nos dirigimos a Experiencia Bebé  porque conocemos la tienda y sabemos que el compromiso con la seguridad infantil es muy alto, tienen muchísima información, te dedican el tiempo que necesites para explicarte todo a fondo y hacen todas las pruebas de sillas que sean necesarias hasta encontrar la que se ajusta con tu coche y el bebé. 

a-contramarcha-axkid
David midiendo el ángulo de la silla una vez instalada para confirmar que sea el adecuado.

Nada más llegar le comentamos a David (que fue quien nos asesoró) los puntos que os he descrito antes, que M siempre había viajado en un kiss y, por tanto, que teníamos en mente la Triofix. Y ya nos callamos y nos dejamos asesorar 🙂

Probamos la Triofix (hasta 18 kg a contramarcha) y la Axkid Minikid (hasta 25 kg a contramarcha). Las dos encajaban bien con nuestro coche, nos permitían espacio en la parte trasera y no anulaban el asiento de copiloto. También se amoldaban perfectamente a M, cabezal, ancho y arnés. Ella nos dijo que estaba cómoda (tiene casi 3 años y que te hable es una referencia importante :D) Así que cualquiera de las dos sillas era válida, pero la Triofix se nos quedaba corta porque a los 18 kg tendríamos que darle la vuelta a favor de la marcha.

a-contramarcha-triofix

En realidad no es un problema porque M (que es pequeñita en altura como nosotros) hubiese aguantado tranquilamente hasta los 5 años en la Triofix a contramarcha que ya es un buen momento para darles el giro, pero la Axkid Minikid nos daba algo más de margen y nuestra elección en estos momentos es aguantarla el mayor tiempo posible en el sentido contrario a la marcha. Si pudieramos nosotros, los adultos también lo haríamos 😉

Entonces fue cuando me contaron de secretito que Klippan está trabajando un nuevo modelo que se llamará Century y que podrá ir a contramarcha hasta los 25 kg, pero que no estará en el mercado hasta el segundo semestre de 2017

¡ohh!¡Qué lástima que no llegamos a tiempo! Pero ya sabéis los que os toca cambio para esas fechas 😉

¿Y por qué en lugar de una Axkid Minikid salimos de allí con una Axkid Rekid? 

Lo sé, ahora mismo estáis pensando por qué en lugar de la Minikid nos llevamos la Rekid.

Como os decía antes una de las cosas que tenía en mente es que la silla tuviese isofix. Lo pensaba simplemente por una cuestión de practicidad. Me resulta muy cómodo instalar la silla sólo con el click del isofix. Pero tengo que admitir que en este caso podría habérmelo ahorrado:

  •  Es verdad que en nuestro coche tenemos espacio pero aunque soy pequeñita (1,63 cm) y entro en el asiento de copiloto si hacemos un viaje muy largo me canso mucho y acabo por viajar detrás. La Minikid nos permitía un poco más de espacio que la Rekid se ha ‘comido’ por el isofix. 
  •  En realidad el isofix no me está arreglando la facilidad de instalación porque anclar los low theters ya lleva su tiempo (Es fácil pero ya no estamos hablando de un sólo click)
  •  A partir de los 18 kg el isofix ya no aguanta el peso y la silla se tiene que instalar con cinturón sí o sí.
  •  Cuando nazca el pequeñ@ no sé quien de los dos irá en el asiento central,que no tiene isofix. Dependerá del espacio que ocupe la silla y del ángulo (el asiento central de nuestro coche hace una especie de subida que cambia un poco el ángulo). Así que es posible que unos meses ese isofix ya no me sirva.

Por lo tanto, aunque estoy muy contenta porque M viaja super feliz,cómoda y con muchiiiiiiísimo espacio de piernas en su Axkid Rekid podría haberme ahorrado el isofix porque la seguridad es la misma en ambas. Así que aprovecharé el isofix mientras pueda y después pasaremos al cinturón ¡sin problema!

Una de las cosas que me dio una sensación fantástica es que tanto la Minikid como la Rekid quedan súper fijadas al asiento. Intentamos moverlas desde los lados y no había manera ¡son como piedras! ¡Eso me encanta! 😉

Así pues, esta es la respuesta de por qué no hemos podido volver a la Kiss: Simplemente porque M ha crecido y necesitaba una silla más ‘grande’, o de hermana mayor como dice ella 😉

Por cierto, para los que alguna vez me preguntáis si hablo de las sillas de coche porque las marcas me las regalan podéis comprobar que no. Que la seguridad de mi hija es muy importante y prefiero elegirla por el modo tradicional: haciendo las pruebas 😉

También te puede interesar

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *