Artículos de puericultura ideales cuando tienes dos hijos

Hace unos días os preguntaba qué artículos de puericultura han salvado vuestra bimaternidad. Alguien respondió que su marido, pero no, un marido no es un artículo de puericultura 😉

En este post me gustaría hacer mención de todas las cosas que comentasteis y las que a mí me han servido.

Cuando Mr.D nació, M tenía 3 años. Os podéis imaginar: ‘En plena adolescencia precoz.’ Lo por ahí llaman ‘los threenagers’ Por suerte a ella siempre le ha gustado hacerlo todo sola y come sola, se viste sola (los modelitos a veces son un poema, pero ¿quién dicta las normas de la moda?), se baña sola (a no ser que tengamos que frotar bien el pelo porque ha traído toda la tierra del parque)…en definitiva ¡nos lo ha puesto muy fácil! Todo y con eso sigue necesitando grandes dosis de atención y su hermano también. Así que agradezco muchíiiiisimo los artículos de puericultura que nos hacen las cosas más fáciles a Sr. Padre y a mí.

En el primer embarazo te suelen regalar muchas cosas que se agradecen un montón, pero con el segundo eres capaz de hacerle la ola al que te la regaló y al que la inventó. Aquí os pongo algunos ejemplos.

Artículos de puericultura para la bimaternidad

  • Mochila portabebés o Fular: ¡Esencial! Para mí (y como he comprobado en Facebook e instagram, para muchos de vosotros también) el fular o mochila portabebés es esencial para sobrevivir en la bimaternidad (y en la trimaternidad me imagino que más). Una de las cosas que más necesitas cuando tienes dos hijos son las manos 😉 No sabes cómo, pero siempre las tienes ocupadas. Vamos a ponernos en situación: ‘Los niños se despiertan. ‘Tengo hambre mamá’ dice la mayor. ‘Buaaaaaa, Buaaaaa’ dice el menor (traducción: quiero comer y que me cojas ahora mismo y no pienso sentarme ni en la hamaca, ni en la trona porque tengo hambreeeeee) Sr. Padre hoy se ha tenido que ir a trabajar muy pronto ¡Todavía tengo que hacer el desayuno! ¿Cómo lo gestionas sin morir en el intento? Mientras la mayor se viste, metes al pequeño en la mochila, preparas el desyuno y ¡todos contentos! Otra situación que se soluciona fácilmente es cuando vas y vienes del colegio. Es mucho más ligero moverse con la mochila que con el carrito.

 

En varias ocasiones me habéis preguntado qué es mejor, el fular o la mochila. La respuesta creo que depende de la edad del bebé y la situación. Cuando son recién nacidos es mucho más agradable y cómodo para ellos el fular. No tiene costuras, es suave y elástico y les permite estar en una posición parecida a la que tenían dentro de la barriga de mamá. Favorece la extrogestación.

Cuando son tan pequeños, las mochilas se usan con adaptadores para recién nacidos. En muchas ocasiones son aparatosos y depende de la época del año pueden producir mucho calor (Como es el caso de Ergobaby) Pero las mochilas a partir de los 5 meses (aprox) son estupendas porque te facilita mucho el momento ‘poner-quitar’. Y cuando tienes dos hijos agilizar procesos es necesario.

  • Cochecito ligero: Este es otro estrella en la bimaternidad. Normalmente los cochecitos que solemos comprar cuando el niño es recién nacido son bastante pesados. Con el primero quizá no es algo que moleste tanto, subes y bajas el cochecito sin problema porque no tienes a otro pidiendo a gritos que lo saques de la silla. Con M estiramos muchísimo más los paseos con el cochecito ‘grande’ pero con Mr.D lo hemos cambiado justo este fin de semana. Él aguanta perfectamente la cabeza y se sienta sin problemas con lo que ya puede ir en una silla de paseo ligera, además la que tenemos se reclina completamente por si se queda dormido (esta condición me parece importantísima cuando son tan pequeños) También os recomiendo que busquéis una silla que se pueda orientar en los dos sentidos. Cuando son tan pequeños es recomendable que estén orientados hacia ti mientas paseáis así lo tienes controlado en todo momento.
Este cochecito se orienta sólo hacia un lado.
  • Bañera con patas: Otro de los must de bimaternidad. Con M la bañábamos primero y la cambiábamos en su habitación. Ahora con Mr.D esto es imposible porque cuando M oye que vamos a bañar al pequeño le entran unas ganas terribles de bañarse también, con lo que si no estoy yo o no está Sr. Padre es un lío porque no quieres dejar a la mayor sin vigilar sola en la bañera. La mejor forma de que todos estén bajo control y bañándose a la vez es. meter una bañera en el baño. A nosotros nos cabe una pequeñita, un poco apretujados, pero entra. Para baños pequeños otra opción es la Stokke Flexibath, porque se pliega y al ser pequeñita cabe en la bañera junto al hermano mayor 😉
Bañera Shnuggle

 

  • Asiento de baño: Esta es una de esas cosas que con M pensé que era un gran chorrada y con Mr.D estoy ¡encantada de su existencia! Con la mayor me parecía un elemento innecesario porque tenía las dos manos para aguantarla sin problema en la bañera. Es más la mayoría de veces me bañaba con ella, así que era facilísimo. Ahora no cabemos los tres en la bañera y además cómo lo hago si tengo que sacar a uno o a otro. La mejor manera es meterlos juntos, uno en el asiento de baño y la otra libre ¡No sabéis la ilusión que le hizo a M el primer día que pusimos al pequeñín en el asiento y pudieron jugar juntos. Creo que ha sido el momento más divertido y amoroso que han tenido ellos solos desde que nació ¡M estaba completamente feliz y Mr.D pataleaba de alegría! Lo que me costó sacar al Mr.D de la bañera.
Asiento de baño Babymoov aquaseat

 

Para mi estos son los cuatro artículos de puericultura que más me han ayudado, así que si estás camino a la bimaternidad ve echándoles un ojo 😉

¿Creéis que falta algún producto que también pueda ser útil?

 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *