11 consejos para viajar a Disneyland con un bebé y una mayor

Como sabéis la semana pasada estuvimos en Disneyland París y me habéis preguntado bastante cómo nos hemos apañado con Mr.D de 10 meses y M de 4 años. Os quiero contar algunas cosas que me hubiese gustado saber antes de ir y otras que son simples curiosidades.

Tomamos la decisión un poco a ciegas y con el miedo de que fuese un palo para Mr.D.  A él esas cosas le dan compleeeeetamente igual, las comidas no son tan fáciles, no camina, hace varias siestas durante el día y a las 20h ya entra en sueño profundo. Siempre hemos sido un poco valientes en esto de viajar. Con M nos fuimos a Nueva York cuando ella tenía sólo 16 meses. Así que en este caso también nos liamos la manta a la cabeza y nos embarcamos en un viaje que no sabíamos como acabaría.

Mis preguntas eran: ¿Qué pasa si M se quiere subir a las atracciones y hay unas colas eternas? ¿Y si se cruza la hora de comer de Mr.D con los espectáculos? ¿Cómo lo vamos a hacer cuando el peque se duerma y la mayor quiera seguir en el parque? ¿Los hoteles estarán bien acondicionados para ir con los dos? ¿Qué tal se comerá en los restaurantes del parque? ¿y si se ponen malos? ¡Pues vamos allá!

Consejos prácticos sobre Disneyland

  • ¿De cuántos días reservamos el viaje?

Ir a Disney no es barato, lo sabemos, pero ahora mismo hay varias ofertas que no están nada mal. Nosotros hicimos toda la reserva en su página web porque el pack de noches gratis nos venía muy bien. El tema es que si viajas con niños mayores en uno o dos días puedes ver gran parte del parque, pero con una niña de 4 años y un bebé de 10 meses no.

Nos levantábamos todos los días a las 8 de la mañana. Entre ducharse, vestirse y desayunar acabábamos llegando al parque a las 10h, con lo que ya habíamos perdido los easypass (pases que nos entregaron en el hotel, más abajo os explico de qué se trata). A las 11.30h, aproximadamente, Mr.D ya pedía comida, así que debíamos hacer la primera parada. Podíamos alargarla hasta las 12h, más no.

Después de darle de comer, la mayor quería seguir la juega. Con lo que Mr. D se iba a la mochila con mamá o papá y seguíamos la ruta con él dormido.

A la 13h o 14h, M ya pedía para para comer. Así que parábamos y también la dejábamos descansar un rato. Ya se nos hacían las 16h o 17h tranquilamente.

Volvíamos a la actividad hasta las 19h/20h y ahí cenábamos todos juntos. Al terminar la cena subíamos a las últimas atracciones, fuegos artificiales y al hotel, aproximadamente 22h/23h.

A este ritmo y contando con las colas necesitas mínimo 3 días para poder disfrutar del parque de verdad. Si vas con la lengua fuera ellos no lo disfrutan. Así que la opción 4/5 días es interesante con niños tan pequeños. No se hace largo, de hecho yo no quería volver 🙂

  • ¿Dónde alojarse?

Aquí os digo que no os lo penséis dos veces. Si vas con niños tan pequeños, los hoteles del parque son la mejor opción por varios motivos: las estancias están acondicionadas para ellos y los tenéis súper cerca del parque. Nuestro hotel estaba a 10 minutos caminando  así que no teníamos que coger autobuses para ir o volver. Además la vuelta de noche, cerca del río, con los dos peques durmiendo era el momento romántico entre Sr. Padre y yo.

Nosotros elegimos el Cheyenne que para ser un dos estrellas está más que bien ¡fantástico! La habitación era espaciosas, con la decoración de Toy Story, con una cama de matrimonio y otra nido que se convertía en dos plazas juntas también. El exterior, ambientado en el oeste, era muy agradable y había mucha vegetación, cosa importante para Sr. Padre ¡amante de la invasión vegetal!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además de este hotel podéis encontrar otras sugerencias como:

  • Hotel Disneyland (5 estrellas) Está en las puertas del mismo parque. De estilo victoriano es el ‘hotel de lujo’ de Disney. Tiene unos servicios excelentes y muy lujosos. También es el más caro.
  • Hotel Newport Bay Club (4 estrellas). Este hotel lo podréis encontrar a la salida del Village y simula un balneario.
  • Hotel New York (4 estrellas). Hotel ambientado en el art Decó. No conozco las habitaciones pero sí os puedo decir que su restaurante no nos gustó nada. Comida de baja calidad para lo caro que era.
  • Hotel Sequoia Lodge (3 estrellas). Está en un parque lleno de árboles y plantas. Es como si fuera un mini bosque.
  • Hotel Cheyenne (2 estrellas) Ambientado en el Oeste y la película de Toy Story
  • Hotel Santa Fe (2 estrellas) Con el personaje de cars como eje principal.

No os lo penséis dos veces, con niños, alojarse cerca del parque es la clave.

  • Comer en Disneyland

Cuando viajas con un bebé y una niña de 4 años lo que quieres es evitar la comida basura a toda costa. Todos sabemos que en estos sitios puedes comer por, relativamente, poco si vas a base de frankfurt y hamburguesas. Pero no era lo que más nos apetecía, así que decidimos elegir un pack de comidas. En ese caso lo primero que tuvimos que elegir es que plan queríamos:

  • Opción standard: entra el desayuno de buffet en tu hotel y el buffet en tu hotel y en 5 restaurantes que ellos te van a indicar.
  • Opción plus: entra el desayuno en tu hotel, buffet en más de 15 restaurantes y la posibilidad de carta.
  • Opción premium: Entra el desayuno en hotel, buffet, mesa y además los personajes Disney se acercan mientras estás comiendo.

Una vez has elegido el plan debes elegir si quieres media pensión o pensión completa. Nosotros elegimos pensión completa y ahí nos equivocamos un poco. Como desayunábamos un poco tarde se nos juntaba con la comida. La comida era bastante abundante y nos quedábamos sin hambre para la cena. Por lo tanto nos lo acabábamos dejando casi todo en el plato. Contando que cada vez que nos sentábamos a comer eran 80€, no salía a cuenta.

Tras esta experiencia, para nosotros la mejor elección sería media pensión. Un buen desayuno, comer un pica-pica a las 12h y cenar a las 18:30h/19h.

Eso sí, importantísimo reservar desde casa y si puede ser con meses de antelación mejor porque luego no encontraréis horarios. Se llenan enseguida. Otra cosa por la que vale la pena comer en restaurantes es por la ambientación. Es una atracción más.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En cuanto al pequeño, como la comida iba a estar paseándose por el parque a pleno solo todo el día, los trozos todavía no los gestiona muy bien y el ritmo que llevábamos era un poco ‘ajetreado’ decidimos llevar ‘potitos’ ya preparados. Holle, Smileat, natur baby y Yammy son las que siempre elegimos.

En el parque hay una zona especial para darle el pecho, calentar su comida, etc. Está en la entrada a Fantasyland. Pero la verdad que como el pecho se lo dí en cualquier parte del parque y los potitos a temperatura ambiente se los come fantástico pues no necesitábamos ir a restaurantes ni a esa zona.

  • Bebidas

Nos habían dicho que no dejaban entrar botellas en el parque, pero a nosotros jamás nos quitaron ninguna. Así que no os preocupéis porque con los peques no os van a dejar secos. Además dentro encontraréis fuentes para ir rellenando.

  • ¿Cochecito o mochila

¡Las dos cosas! A nosotros nos ha venido de maravilla que Gisela del blog Para el bebé nos dejase su YOYO. Creo que es la mejor elección para este viaje.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No pesa, se pliega fácilmente, es cómodo y además en el avión cabe sin problemas en cabina. En unos días os hablaré con calma sobre él.

La mochila nos llevamos ergobaby. Es la que usamos en el día a día y M se puede subir en casos desesperados.

Para mi cuando vas con una combinación de niños como la nuestra llevar las dos opciones es básico. Aunque el mayor ya camine, Disneyland es tan grande que necesitan momentos de descanso o dormir siesta. En esos casos lo que hacíamos es poner al pequeño (que pesa menos) en la mochila y a ella a dormir en el cochecito. Cuando se despertaba M,  Mr. D volvía al  YOYO y ella a caminar. Además cuando teníamos prisa porque no llegábamos a la hora de algún espectáculo ella se subía al cochecito y podíamos aligerar el paso.

Para mí es una combinación  de 10 😉

Allí podéis alquilar unas sillas con ruedas para los niños más mayores, pero la verdad que me parecen muy pesadas, cero cómodas y tienes que llegar pronto o esperar a mediodía si no queréis quedaros sin.

  • Tiempo de espera en las atracciones 

Nosotros hemos estado jueves, viernes, sábado y domingo, con lo que tenemos la experiencia tanto de entre semana como de fin de semana ¡y se nota! El sábado fue el día más fuerte y en el que menos pudimos hacer porque las colas eran eternas. Así que lo mejor es, si podéis, que evitéis ese día.

Si no tenéis varias opciones que pueden aligerar un poco las esperas:

  • Easypass: Si os alojáis en los hoteles del parque os darán un carnet con el que podéis ir a partir de las 8:30h, cuando todavía no está abierto (abren a las 10)
  • Fastpass: Estos tickets los podéis coger en las atracciones que más éxito tienen, por lo tanto más cola. Veréis que al lado de la entrada normal hay un espacio con unas máquinas que leen vuestra entrada y os darán una hora determinada para que vuelvas y entres sin hacer cola. Simplemente tendrás que estar atento que no se te pase esa hora. Nosotros entramos así en  Ratatouille, que por norma tenía siempre 50 minutos de espera.
  • Single rider: Esta opción es perfecta si no vas a subir con los niños. Hay algunas atracciones como la de Indiana Jones, RC racer, Rock’n’roller, Tower of terror, etc. que los pequeños no deberían subir porque son muy intensas. Ahí lo mejor es que suba papá o mamá sólos. Si vas sólo puedes entrar por ese carril y pasas directo.
  • Baby Switch:  De esto me enteré gracias a una seguidora del blog. Si los adultos quieren subir a una atracción que no tiene single rider y no se va a subir ni el bebé, ni la mayor, podéis hacer la cola y uno se espera abajo. Cuando el otro ya ha terminado coge a los niños y el que esperaba se sube. De esta manera no tienes que hacer la cola dos veces.

Si lo alternáis todo un poco podréis sobrevivir casi sin esperas. Para lo que más tuvimos que esperar fue para conocer a las princesas. Pero era visita obligada y para eso no hay fastpass ni nada 🙁

  • Puedes subir a todas la atracciones con el bebé

Una de las cosas que me sorprendió muchísimo es que casi todas las atracciones están perfectamente adaptadas para subir con el bebé pequeño. Menos las atracciones fuertes (que son poquitas) todas las demás son muy seguras y además el pequeñín se lo pasó en grande. En los estudios hay una de alfombras mágicas que suben y bajan que a Mr. D le gustó tanto que cuando nos hicieron bajar no había manera que soltase la barra de protección. En las que eran tipo Blancanieves y los enanitos, El vuelo de Peter Pan  o la de small world abría los ojos como platos, alucinando.

Algunas de las atracciones pueden dar un poco de cosita-miedo. Por ejemplo la de piratas del caribe. En esa M se asustó un poco porque salían muchas calaveras, era oscura. Nunca os encontraréis sustos gratuitos, está muy controlado, pero sí que hay algunos ambientes un poco oscuros. Si tenéis peques en edad de miedos, preguntad antes de entrar. Nuestra experiencia fue que en el trenecito de Blancanieves y en los piratas del caribe se asustó un poco.

  • Qué ropa debo llevar

A nosotros nos hizo una temperatura envidiable. Creo que primavera es una buena fecha para viajar con niños en general. No hace un calor horroroso ni frío. Excepto el tercer día que tuvimos un sol terrible, el resto de días hemos tenido aproximadamente 25 grados. El problema es que me asusté tanto con el frío y las lluvias de París que me llevé una maleta de invierno total.

Peeeero a M le dio igual porque fue disfrazada de Frozen todos los días. Aquí me podéis ver lavando el disfraz  y secándolo a mano en el hotel. Os recomiendo que os llevéis dos ¡mira que no haberlo pensado!

Si vais en estas fechas o en verano ¡Llevad crema solar +50, gorros y gafas de sol!  Hace un sol horrible y casi no hay sombras.

  •  Disfraces

¡Llevad todos los disfraces que podáis en la maleta! Todos los niños van disfrazados ¡lo disfrutan muchísimo! Como os decía antes yo me arrepiento de sólo haber llevado uno. Primero para que pudiese cambiar y segundo porque veía los disfraces de las tiendas y quería otro. En eso os digo que son ¡carísimos!

Un disfraz de cualquier tipo ronda entre los 59€ o 69€ Así que si no es vuestra voluntad gastaros esa pasta llevad más de uno.

  • Tiendas

¡Hay millones de tiendas! Eso me llamó mucho la atención y hasta me cargó. Es bastante difícil esquivarlas y yendo con niños te obliga a explicar continuamente porqué nosotros no necesitamos ni vamos a comprar todo lo que tiene delante. El primer día fue un poco estresante, pero luego ya no volvió a salir el tema.

  • Tarjeta sanitaria Europea

En nuestro caso no tuvimos que hacer uso de ella porque ninguno de los dos se puso malo, pero yo recomiendo que siempre que se viaja con niños se solicite esta tarjeta sanitaria en este link.

En definitiva ¡nos lo  hemos pasado suuuuuuúper bien y los peques han disfrutado un montón!

Creo que esto es lo más importante, pero si tenéis alguna duda más de la experiencia con un bebé chiquitín podéis escribirme directamente y estaré encantada de contestar.

Si queréis más información práctica sobre el parque y viajar con niños un poco más mayores os dejo los maravillosos posts de Mamis y Bebés 😉

 

 

También te puede interesar

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *