¿El sol afecta a los ojos de nuestros hijos?

¡El sol y los niños! Hace tiempo escribía un post sobre la importancia de usar crema solar en niños y adultos.  Hoy quiero contaros algo parecido, pero no en la piel si no en los ojos.

¿Te has planteado alguna vez si los ojos sufren el efecto de las radiaciones solares?

Para que nos hagamos una idea, los rayos solares actúan de esta manera en nuestra piel y ojos:

  • Rayos Ultravioleta (UV) se dividen en:
  1. UVA: Atraviesan la epidermis y llegan hasta la zona de la dermis. Producen el bronceado, envejecimiento prematuro y alergias solares.
  2. UVB: No traspasan más allá de la epidermis. Permiten realizar la síntesis de la vitamina D, pero si no los tomamos con precaución pueden producir quemaduras y posibles cánceres cutáneos.
  3. UVC: Son los más peligrosos para la salud. Son retenidos por la capa de ozono y no llegan a la tierra, por suerte, porque podrían causarnos ceguera. Así que ¡a cuidar la capa de ozono!
  • Infrarrojos: Son los que producen esa sensación que nos dice que es verano, el calorcito en la piel.

Los ojos son órganos sensibles a las radiaciones solares, casi más que nuestra piel. La exposición de los párpados y retina a estas radiaciones, sobre todo los rayos ultravioleta, puede provocar cáncer, cataratas o ceguera.

Médicos dermatólogos afirman que el 10% del cáncer de piel aparece en el rostro ¡por ser el gran olvidado! y por eso es imprescindible proteger la zona ocular. Ya que en los primeros 18 años recibimos el 90% de la radiación solar que percibiremos en nuestra vida, por lo tanto es importante que esta protección empiece a los 6 meses de edad.

gafas-de-sol-niños
Las gafas las usamos cada día, no sólo cuando vamos a la playa

Esta protección tiene que ser diaria. El exceso de radiación en nuestros peques puede derivar en problemas futuros de salud. Al no ser algo inmediato, muchas veces nos excusamos con el ‘por un día no pasa nada’ pero la piel tiene memoria.

Es posible que leyendo esto nos olvidemos que hablamos de ojos, no sólo de la piel. Pues si nos hemos concienciado con el uso de cremas solares deberíamos hacer lo mismo y proteger los ojos ya que sufren del mismo modo.

Motivos por los que los niños deberían usar gafas de sol

  • Que los niños lleven gafas de sol no es una moda, es prevención. Se pasan gran parte de su vida jugando en el exterior, con lo que reciben muchas horas de sol. La exposición ultravioleta es acumulativa durante toda nuestra vida y esto está muy relacionado con la aparición de cataratas antes de los habitual.
  • El 10% de los tumores suelen aparecer en el párpado, así que debemos proteger la zona ocular desde los seis meses de edad.
  • El cristalino no se desarrolla en los niños hasta los 8 años, lo que significa que deja entrar más luz.
  • En el primer año de vida el bebé recibe el 90% de la radiación UVA y el 50% de UVB, por lo que no debe estar expuesto al sol de forma directa nunca. A los 12 años todavía reciben el 60% de la radiación UVA y el 25% de la UVB (especialmente en niños rubios o pelirrojos con ojos claros)
  • Los ojos claros son más sensibles
  • Pueden aparecer lesiones importantes en la retina.
  • Si los niños son expuestos la sol desde muy pequeños los efectos se pueden dar a medio o corto plazo; irritación ocularm conjuntivitis, fotofobia, etc.
sol-niños
La mejor protección son unas buenas gafas y un gorro

¿Cómo elegir las gafas de sol  para el bebé o niño?

A la hora de elegir unas gafas de sol debemos hacerlo como un protector, no como un complemento de moda. Por lo tanto tendremos en cuenta cosas tan importantes como estas:

  • No es lo mismo una persona rubia, pelirroja, morena, con ojos claros.
  • Es importante que no causen distorsión de las formas.
  • que tengan filtros para radiación UVA-UVB en un porcentaje superior a 95% de bloqueo.
  • Que envuelvan bien el ojo del niño para que los rayos no entren por los laterales o por la zona de arriba.
  • Que se ajusten bien a la forma de su cara. Suelen tener unas naricitas tan pequeñas que se les caen  y se las quitan porque les molestan.
  • Que no les deforme las orejas. Nosotros hemos tardado 4 años en encontrar unas gafas que no les deforman las orejas. M ha tenido 3 modelos distintos y como veis en esta foto no sabíamos cómo ponerle las gafas para que no se le quedará la oreja hacia fuera.
  • Comprarlas en tiendas o de marcas que puedan certificar la calidad y garantía del producto. Las gafas no homologadas sí son peligrosas. Para más datos os dejo este post de la Boticaria García ¡Impredible!

Nuestra experiencia buscando gafas de sol

Como os adelantaba hace un momento, nos ha costado muchísimo encontrar unas gafas de sol que sean adecuadas para los peques. Cuando M tenía un año compramos unas de una marca conocida para bebés pero no funcionaron bien porque las patillas eran tan gruesas que le dejaban las orejas totalmente salidas, se le clavaban en la parte trasera y acababa por quitárselas. Ese año acabó por no llevar gafas.

En su segundo y tercer año llevó otras gafas que compramos en una óptica ¡los mismo! (Son las rosas de la foto de las orejas. Ya veis que es imposible) Ahí empezamos a preguntarnos porque los fabricantes de gafas para niños no pensaban en ese detalle.

Este año, al empezar la época de más sol, pasé por Experiencia Bebé y compré unas gafas de la marca KI ET LA, que ya habéis visto varias veces en mi perfil de instagram.

Ki-et-la
Con la goma se quedan fijas, tanto que hasta se las pueden poner en la cabeza (Aunque yo recomiendo guardarlas)

Con él descubrí que eran perfectas ¡reunían los puntos que os remarcaba arriba, siendo comodísimas. Se las puede dejar puestas horas y horas. Y, además no se le caen porque llevan una goma elástica que hace que se le fijen aunque corra, salte o mire hacia abajo.

Nos gustaron tanto que elegimos las mismas para M, pero el modelo para niños de 4-6 que tiene una forma un poco más redondeada.

La prevención solar es el objetivo principal de Ki ET LA, especialistas en óptica solar infantil, y por ello crearon en 2010 la exitosa gama INKASSABL’: las gafas de sol irrompibles para niños de 0 a 6 años, con categoría 4 de lentes. Ahora, Ki ET LA incrementa su gama con la nueva e innovadora colección de gafas extra-flexibles CraZyg-Zag para niños de 6 a 12 años.

A su vez, dentro de esta colección se han creado dos líneas distintas:

  • Las gafas de sol CraZyg-Zag SUN con lentes polarizadas de categoría 3 y 100% UVA, UVB y filtro para la luz azul.
  • CraZyg-Zag SCREEN: las gafas para pantallas que filtran el 50% de la luz azul, para proteger la vista

La marca Ki ET LA es distribuida en España y Portugal por BB Grenadine. Si queréis ver todos los modelos podéis entrar en su web o acercaros a alguna tienda de puericultura que tenga sus productos 😉

Por cierto, a finales de semana os cuento otro imprescindible de verano ¡Muy chulo! En la foto de inicio tenéis una pista 😉

sol-kietla
No sin sus gafas de sol 😉

 

 

 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *