Respuesta del RACE al escándalo sobre los test de seguridad de sillas para niños (parte III)

Y para finalizar el análisis  de las respuesta del RACE a este post,  hoy vamos a compartir con vosotros el PDF que adjuntaba el correo electrónico. (Haz click aquí para ver el documento sin cortes)

¡Vamos allá!

‘ El RACE y la Seguridad Infantil El Real Automóvil Club de España tiene entre sus funciones la de velar por la seguridad vial de todos los usuarios de las vías, independientemente del modo de transporte que utilicen (coche, moto, a pie, bicicleta, etc.). Dentro de este ámbito, el apartado de la seguridad vial infantil ha sido uno de nuestros objetivos más prioritarios, tanto desde la educación de los más pequeños en temas de seguridad vial, como en la concienciación de los más mayores y su responsabilidad con sus hijos. Esta línea formativa orientada a los niños tiene como objetivo formar a los futuros adultos con una educación vial que enriquezca a la sociedad generando buenos usuarios de las vías, así como en el fomento de las buenas prácticas viales que favorezcan el respecto al resto de usuarios y una movilidad que siga las normas de la formación vial. Con estos intereses tan claros, hace casi una década empezamos a trabajar en un proyecto con el único objetivo de que ningún menor de 12 años (o por debajo de los 135 cm de altura) viajase sin un sistema de retención infantil homologado, cosa que lamentablemente aún no hemos conseguido, ya que sigue existiendo cada año niños fallecidos en accidente de tráfico que no llevaban el SRI. En ese momento muchos niños viajaban sin seguridad en el coche, y muchas sillas que se ponían a la venta no ofrecían protección a los niños. Casi 14 años después creemos que hemos puesto nuestro granito de arena en mejorar la seguridad de los pequeños, con más información y con análisis de producto, un hecho que se suma a la inversión realizada por el RACE, fuera de estos tests europeos, para seguir impulsando la investigación.

‘En este sentido, nuestro objetivo es doble. Por un lado queremos concienciar a los adultos (padres, abuelos, amigos…) sobre la necesidad de llevar un sistema de retención infantil mientras que viajan en vehículos; y por otro, hemos querido poder analizar tanto el uso como las características de seguridad de éstos frente a los accidentes de tráfico’

  • Hasta aquí, nada que decir. Nos presentan su empresa y todo lo que hacen. Como hemos nombrado en numerosas ocasiones: no tenemos nada en contra de los demás productos e intenciones del RACE, nuestra duda se centra en sus ‘rankings de sillas más seguras’ y las consecuencias.

‘Para poder llegar a conseguir unos análisis los más exhaustivos posible, el RACE se unió al proyecto liderado tanto por las organizaciones de consumidores como por los distintos automóviles club europeos, con el fin de poder analizar de manera conjunta los diversos modelos de SRI que se encuentran a la venta en el mercado, publicando una media de 30 modelos en cada informe. Con esta información, lo único que perseguimos es que los consumidores puedan informarse de las características de seguridad, manejo, ergonomía, limpieza y materiales peligrosos para los pequeños.’

  • Comparar y analizar es algo positivo, en eso estamos de acuerdo, pero con toda la información encima de la mesa. Una información errónea (como el no presentar la información de los estudios que encontraréis aquí) lleva a un resultado de elección erróneo.

‘Todas estas pruebas y características permiten tener una idea sobre la silla, basada no solo en la imagen de marca, precio o tipo de silla, sino que, partiendo de un modelo homologado, se pueda poner de manifiesto las características de seguridad de la misma en caso de accidente.

  • Pero eso no es cierto. En 2012 el RACE inició una campaña en la que apostaban por que la posición a contramarcha era la más segura (cosa en la que estamos de acuerdo), pero en sus tests ganaban sillas a favor de la marcha y con escudo. Entonces creo que aquí no están poniendo en manifiesto la seguridad de la silla ¿No? Sería incoherente.

‘La elección de los modelos homologados que se analizan en cada estudio son elegidos por las asociaciones de consumidores siguiendo como criterio su novedad en el mercado, o modelos que ya existían en el mercado pero que han incorporado algún tipo de mejora en cuestiones de seguridad. En ningún caso los automóviles club sugieren los modelos a evaluar, evitando así cualquier tipo de subjetividad en los datos finales. Insistimos: analizamos lo que se vende, y los criterios de prueba se basan en las normas actuales de homologación.’

  • Bajo nuestro punto de vista hablar sólo de lo que SE VENDE en lugar de LO QUE ES SEGURO provoca confusión en los padres a la hora de elegir sistema de retención. Y si es necesario hablar de lo que se vende, hagámoslo con toda la información sobre la mesa ¿no?  ¿Por qué cuando hablan de las características de seguridad de las sillas con escudo se han ocultado los estudios para la nueva homologación R129 (por poner un ejemplo)?
  1. ¿Qué significa analizamos lo que se vende? ¿elegidos por asociaciones de consumidores? No sería más oportuno que la elección la hicieran técnicos cualificados en función de la seguridad y no de las ventas.
  2. Los criterios de pruebas se basan en las normas actuales de homologación: La homologación no es ‘la panacea’. Que una silla esté homologada no significa que sea segura, lo único que significa es que cumple con las normas mínimas. Pongamos un ejemplo para entender un poco más. Si viajas en moto tienes la posibilidad de proteger tu cabeza con un casco homologado que puedes encontrar en cualquier tienda no especializada o con un casco homologado y seguro ¿Cuál eliges? Lo mismo pasa con las sillas de coche para niños. Y si queréis más información podéis pasar por la página de ‘Re-tensión Infantil‘ que lo explican de maravilla.

Los resultados de las sillas evaluadas son expuestos de manera independiente y totalmente objetiva, de eso que no quede ninguna duda. Además, los automóviles clubs exponen las evaluaciones en sus páginas webs para que usuarios, investigadores, empresas, distribuidores o los potenciales compradores puedan utilizar esta evaluación como referencia para crear una opinión y realizar una compra lo más informados posible. Más información sobre cómo evaluamos los test http://www.race.es/seguridadvial/formacion-race/sillas-infantiles/garantiacalidad-sistema-retencion-infantil

  • Y aquí el círculo que tanto cuesta de romper. Si vosotros exponéis a los padres ‘LAS SILLAS MÁS SEGURAS’ evidentemente los padres las compararán y como analizáis lo que se vende ¡pues ya está el círculo cerrado!
  • Pero si lo que exponéis es erróneo (vosotros mismos os contradecís cuando habláis de a contramarcha pero valoráis como ‘muy satisfactorias’ sillas con escudo) ¿Cuál es la información que le dais a los padres? ¿Cuáles creéis que son las sillas que compararán? Todos sabemos la respuesta.

Algunas aclaraciones al test europeo. Desde hace unos años, venimos observando críticas al modo de analizar las sillas, críticas que por otra parte no provienen por parte de los fabricantes, los máximos afectados de un mal resultado que invierten en la seguridad de sus modelos. En los casos en los que se han producido diferencias de criterio, se ha procedido a analizar nuevamente el modelo, en esta ocasión en colaboración con el fabricante, y se han introducido mejoras en el producto. Una vez más, el consumidor es el principal beneficiado del proceso. Incluso se ha procedido a retirar producto, gracias al control del test europeo.

  • Evidentemente a los fabricantes les interesa participar en un test donde todos los padres suelen ir a informarse (porque no conocen nada más). Por lo tanto aceptarán las normas, aunque no es cierto que los fabricantes no hayan emitido críticas. Sí se ha hecho.

Entendemos que este tipo de estudio genere críticas sobre los resultados de las sillas debido a la fuerte competencia comercial que existe entre las distintas marcas y colectivos en un tema tan delicado como es la seguridad vial de los más pequeños, pero todos trabajamos por la seguridad de los pequeños. Ningún fabricante presiona ni ejerce influencia en los test. Jamás ha sido así, ni jamás se producirá. Cualquier sospecha en este sentido significaría la inmediata retirada del RACE del proyecto. 

  • Error. Las críticas no están basadas en ninguna marca en concreto, si no en la base teórica. Volvemos a puntualizar que en 2012 el RACE iniciaba una campaña sobre la necesidad de que los niños viajen a contramarcha el mayor tiempo posible (aprox 4 años) pero seguían dando los mejores resultados a las sillas a favor de la marcha ¿Entendéis que las críticas no están dirigidas a los resultados por competencia comercial? Las críticas están dirigidas a que no es comprensible que siendo más seguro viajar a contramarcha sigáis premiando sillas que no cumplen con esos requisitos.

Aunque ya son muchas las ocasiones en las que nos hemos manifestado en este sentido, queremos dejar muy claro (esperemos que de una vez por todas) que para el RACE la seguridad infantil está por encima de cualquier actividad comercial y ha sido por esto que hemos mantenido nuestra línea objetiva sobre el análisis de estos productos. Solo los datos analíticos pueden poner de manifiesto las capacidades de seguridad de un sistema de retención infantil, y no hay campaña ni acción de investigación paralela, puesta en marcha con terceras empresas en España, que pueda supeditar esta calificación final.

  • Objetiva es diferente a ‘coherente’. Creemos que los tests no están dando resultados coherentes, ni claros.

Entre las críticas, en los últimos estudios han surgido ciertas dudas sobre los resultados obtenidos en la presión abdominal de los dummies a la hora de evaluar modelos de sillas que utilizan arneses frente a las sillas que utilizan un escudo frontal. En este punto, el RACE quiere explicar de la manera más precisa posible los resultados obtenidos y la forma de obtener la evaluación de los mismos según los distintos modelos de silla y los sistemas de retención que se utilizan para mantener al niño en la silla en caso de accidente, eliminando todas las dudas que puedan surgir. Para nosotros, lejos de asumir esta crítica como algo negativo, estaremos encantados de responder a todas las dudas, ya que como hemos comentado anteriormente, nuestro fin no es la comercialización de ningún tipo de producto, sino que nuestro objetivo principal es la seguridad vial de los más pequeños. Y si no somos capaces de encontrar la respuesta, contaremos con los técnicos internacionales para ello, ya sea mediante consulta o mediante un foro sobre seguridad infantil, abierto a todos y en el que se expongan los distintos criterios contrarios al test.

  • El problema no está en discutir si es mejor una silla con arnés que una silla con escudo. El problema y el foco está en el sentido de la marcha.
  • Si no estáis asumiendo esta crítica como algo negativo si no como una oportunidad de avanzar y seguir investigando ¿Por qué en todo este texto sólo leo palabras de excusa y no encuentro ningún estudio que me haga entender que esos sistemas de retención pueden no ser lesivos? Por el momento la información sigue siendo la que nosotros hemos aportado.

Valores de medición en la presión abdominal. Lo primero que se debe señalar es que los ensayos de simulación de choque se realizan sobre dummies que simulan las condiciones de niños de diferentes edades. Los modelos Q, utilizados en el test europeo de seguridad infantil, son la serie más moderna de maniquíes para investigar la eficacia de los sistemas de retención infantiles. Es importante señalar que estos modelos son los más avanzados, no solo en sus características biomecánicas y antropométricas de medición, sino que también se han desarrollado para recoger resultados en los casos de impacto frontal y lateral, siguiendo las últimas exigencias de homologación de la normativa R – 129 (I-size). Los resultados obtenidos en temas de presión abdominal han sido cuestionados en foros y blogs, y por esta razón queremos puntualizar los criterios de análisis y medición de la presión abdominal, con el fin de poder aclarar los resultados obtenidos. Para poder evaluar los datos obtenidos es necesario conocer las características técnicas de los sensores y cuáles son las características de las mediciones. Los sensores abdominales están conformados por dos tubos de 50 mm de diámetro y 140 mm de longitud rellenos de un aceite, localizados en el abdomen del dummy (ver foto). Estos sensores solo son capaces de medir el aumento de presión debido a la cantidad de aceite que se desplaza dentro del tubo. Por lo tanto, cuanto mayor sea el volumen comprimido mayor es la presión que percibe el sensor. En el análisis de la presión abdominal existen dos variables importantes; por un lado, la profundidad de la intrusión y por otro, el tamaño de la superficie de la intrusión. Por esta cuestión cuando se analiza la presión abdominal, los valores de los sensores para un modelo con arneses son menores que para los modelos con escudo, ya que la superficie de presión es mayor en el último de los casos. Las curvas de riesgo de lesiones y límites propuestos fueron desarrolladas inicialmente en los test para una carga de arneses o cinturones de seguridad, y por lo tanto, los datos obtenidos para los sistemas de retención infantil con escudo necesitan una mayor investigación en este aspecto, como viene definido en la literatura científica.

  • Es cierto que el desarrollo inicial del estudio  se basó en arneses pero si cogemos el texto íntegro podemos ver que el texto cita:

‘ (Pág. 3) Due to the main loading to the lower rib cage and the abdomen – i.e. regions that are not very stable or able to sustain large loads – thoracic and abdominal injury risk could be expected to be higher than with harness systems. (…) ‘

‘(…) regiones que no son muy estables o capaces de sostener grandes cargas (…) el riesgo de lesión abdominal podría ser mayor que con los sistemas de arnés. 

Por lo tanto es lógico que genere dudas.

Sabemos que la presión abdominal es diferente según el sistema de retención, y que los valores máximos establecidos se refieren a los arneses, los test aplican una penalización a los escudos cuando superan los 1,5 bares, cuando no se conoce el límite máximo para este tipo de sillas. Por lo tanto, no se puede establecer una comparativa de lesividad, ni tan siquiera de análisis de los valores de riesgo entre ambos sistemas de retención. No se puede estimar un aumento del riesgo del 75% como comentan, ya que ni la forma de medir no los parámetros de análisis se pueden comparar.

  • Sí existe un límite máximo establecido por todos los estudios ya presentados y por la nueva normativa R129. Ese límite es de 1,2 bares y todo lo que supere esa cifra, según la nueva normativa, es lesivo.
  • Como hemos demostrado con el estudio anterior (Johannsen), sí se comparan y se establece que el escudo podría ser más lesivo (Volviendo a remarcar que el tema no es una batalla de que es mejor si no que la manera más segura es viajar a contramarcha)

Y aun sabiendo que no se pueden obtener datos, ni se puede medir, ni conocer su riesgo, sí se admite que la presión abdominal es mayor para las sillas que equipan escudo, y por lo tanto, los automóviles clubs europeos, en el caso de que superen los 1,5 bares, asignan una reducción en los niveles de seguridad, penalizando el incremento de presión en este tipo de sillas. Insistimos una vez más: desde los clubes participantes en el test SOLO se persigue la seguridad infantil sobre todas las cosas. No defendemos ningún tipo de silla o sistema en concreto, ya sea escudo o arnés. Nos limitamos a dar los resultados de las investigaciones

  • Si definitivamente se conoce el riesgo : Reducir un punto en una calificación final ‘ganadora’ ¿Es realmente defender la seguridad infantil? En algunas de vuestras respuestas habéis hablado de las sillas con escudo como ‘excelentes’ ¿Es excelente una silla que pierde puntos por un tema de seguridad?.
  • Hay sistemas de retención a contramarcha que han suspendido por cosas que no tienen que ver con la seguridad directamente ¿Cómo se explica esto?
  • Hay estudios y pruebas que admiten que estas sillas no presentan 1, 5 bares de presión si no que alcanzan cifras de 1,8 – 2, 1 o 2,7  bares. Lo cual queda muy alejado de los 1,2 bares de presión que marca la nueva normativa. (ver aquí)
  • No creo que estéis dando los resultados de las investigaciones de forma clara porque, a la vista está, que había muchos documentos que no se estaban presentando.

Una conclusión final. Finalmente, queremos poner de manifiesto que el fin del RACE, y del resto de los automóviles clubs y organizaciones de consumidores que intervienen en este tipo de estudio, es el de garantizar las calidades de los productos que se comercializan y medir la seguridad de los sistemas de retención infantil homologados que existen en el mercado, independientemente de la marca, del modelo y de su precio. La información que acompaña la evaluación de las sillas en cada test, como es informar de las novedades normativas, el uso de las sillas, los avances, los anclajes del vehículo, etc, permiten que todos los responsables de la seguridad de los niños en un vehículo, potenciales compradores que vayan a realizar la compra de un artículo que en caso de accidente de tráfico, tengan toda la información disponible, y con total transparencia en sus resultados. Por lo tanto, el RACE no recomienda un modelo de silla, ni marcas, ni sistemas de retención concretos por encima de los demás. Solo exponemos los datos obtenidos, y son los padres los que tienen que elegir los sistemas de retención que más se amoldan a sus circunstancias. 

  • No se está entregando toda la información posible puesto que ninguno de los estudios que hemos publicado aparecen en el RACE, en sus tests ni en ninguna de sus campañas. Desde aquí estamos seguros de que el Real Automóvil Club De España tenía conocimiento de los mismos pero nunca ha hablado de ellos. Por lo tanto no nos parece ‘transparente’.
  •  El RACE sí recomienda sistemas de seguridad puesto que existen estos logos y campañas publicitarias junto a una marca específica. No he encontrado ningún logo parecido con otras marcas, ni tampoco ninguna acción parecida con otras marcas. Aunque, sinceramente, es lo que menos nos interesa. Al fin y al cabo el RACE no deja de ser una empresa privada que tendrá sus acuerdos más o menos. Eso no es de nuestra incumbencia.

logo_RACE_Cybex  IMG_0790  Puericultura-Madrid-Stand-de-Cybex-pruebas-de-choque-con-el-RACE

En este sentido, queremos recordar también que fue el RACE el que impulsó una investigación en el año 2012 en el que se concluía la importancia de ir en sentido contrario a la marcha, un hecho que a menudo se olvida cuando se critica la posición del RACE sobre la seguridad de los niños a bordo de los vehículos. Fuimos los primeros en España en realizar una investigación científica, a través de un laboratorio homologado independiente, en la que se demostró la eficacia de esta colocación. Para terminar, no queremos dejar de insistir en que todas las críticas son positivas, nos exigen esforzarnos más, explicar mejor, y si fuera necesario, incluir mejoras en los procedimientos. Siempre pensando en la seguridad de los más pequeños. Desde este punto, estamos abiertos a dialogar, trabajar y explicar a cualquier colectivo, empresa o particular los métodos que utilizamos en nuestros análisis y ensayos de sillas infantiles con el fin de clarificar un tema tan delicado y que preocupa tanto a los padres, manteniendo siempre los criterios de objetividad y transparencia.

  • Pues con más razón me parece ‘incoherente’ que durante tantos años (en esos mismos también) las ganadoras de las ‘sillas más seguras’ fuesen sillas a favor de la marcha ¿Entendéis que no es lógico y que no ayuda a creer en el RACE? Es un problema claro de coherencia.

Y esta es toda la respuesta, supuestamente,  técnica que el RACE nos prometió. Respuesta que ha publicado ‘El laboratorio de mamá’ puesto que ellos no han querido hacerla publica.

Pero seguimos sin obtener datos técnicos que nos expliquen si esto puede ocurrir con nuestros hijos. Este tipo de sistemas se han vendido durante muchos años y siguen estando en muchas tiendas de España.

Desde el laboratorio de mamá consideramos que es importante que alguien responda a estos estudios:

El ESCÁNDALO de las sillas con cojín o escudo frontal

Casos reales: Problemas en las sillas con cojín o escudo

Más de 100.000 padres buscan una respuesta

Atención: Sillas de coche ganadoras del RACE tienen más de un 75% de probabilidades de provocar lesiones graves.

 

 

También te puede interesar

6 comentarios

  1. Flipo…osea que su prioridad es la seguridad vial y las sillas que analizan son las que les dicen las asociaciones de consumidores porque son las que más se venden?? En fin, que lástima que haya tan poca información sobre el tema porque mucha gente (yo hasta hace poco también) piensa que como sale en el RACE está comprando lo mejor para sus hijos, pero ya visto lo visto…

  2. sí claro, en 2012 decidieron que acm era mejor pero en luces de neón si buscabas información te salía que la silla más segura era la cibex pallas2.
    Si hubiera sabido dónde buscar (la recomendación de mirar la RACE la dan los pediatras, que bastante tienen con lo suyo de detectar bronquiolitis) esos +300€ los hubiera invertido en una silla SEGURA. Como hice en el instante en el que di con información acorde a la evidencia científica.

    Gracias por tu labor en esta larga serie de posts. Ha sido muy clarificador. Gracias.

  3. Pues yo tengo un lío!!! Ante el desconocimiento, he ido a mirar el informe de RACE de 2018, pues tengo que comprar una silla de coche, y por supuesto, cuanto más segura mejor. Nos habíamos decidido por la Britax Romer Dualfix i-Size. ¿Te parece una buena elección? Gracias de antemano. Enhorabuena por tu análisis del test del RACE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *