Caso real: ¿Qué esperamos los padres cuando hablamos seguridad infantil?

Después de las publicaciones de los últimos posts (enlaces Parte II y Parte III) y los comentarios recibidos, nos ha parecido necesario concluir con este post. images (1)

Hace unos meses hablamos sobre casos reales donde sillas con el mismo sistema de retención se llegaron a prohibir en otros países. Esta prohibición se dio después de estudiar detenidamente los casos y ver que las lesiones eran suficientemente graves como para ser inaceptables.

Hoy queremos recoger, brevemente, un accidente que ha sido estudiado detenidamente en este estudio. 

Este accidente se produjo durante el día, en un camino rural. La superficie estaba mojada y el coche salió de su carril. No intervino ningún vehículo más. Simplemente se salió de la carretera y frenó de forma brusca colisionando, frontalmente, con una zanja.

Los investigadores estimaron una velocidad de 30 km/h.

La conductora, de 30 años, sólo sufrió magulladuras y arañazos (AIS1 . Escala abreviada de lesiones = 1, leve)

En la parte delantera derecha (sin airbag) viajaba un bebé de 14 meses de edad y 11 kg de peso, sentado correctamente (como indicaba el fabricante) en una silla del Grupo I con escudo, homologada por la Accidente silla escudoR44/04.

Durante el estudio se hicieron las comprobaciones mediante un perito de que la silla estuviese correctamente instalada, el escudo esuviese correctamente colocado y el niño correctamente retenido. La conclusión fue que cumplía con todo.

Durante el accidente el niño sufrió graves lesiones que se ubicaron el parte baja de la columna cervical (C5/C6) y en la parte superior del tórax (fractura de la 1a a la 3a costilla del lado derecho con contusión pulmonar)

Es un caso presentado por técnicos en un proyecto para estudiar la seguridad de las sillas de seguridad con escudo, por lo tanto no hay lugar a duda de que es objetivo, no hay mal uso de la silla y cumple todas las recomendaciones de seguridad.

y ¿Cuál fue el resultado?

Que una silla que debía proteger a un bebé, no lo hizo a baja velocidad y cuando el ocupante del asiento de al lado sólo tuvo algún arañazo. Eso no es lo que esperamos los padres cuando Accidente silla escudo 2hablamos de la seguridad de nuestros hijos.

En este caso no se trata de la presión abdominal, fue un problema cervical. La presión abdominal y toda la documentación presentada, son hechos, son riesgos de laboratorio que se necesitan seguir investigando para determinar la lesividad. Pero con este tipo de accidentes (y los que veréis más abajo) podemos decir que estos sistemas de seguridad generan dudas a nivel cervical, presión abdominal y eyección. ¿Muchas dudas no creéis? ¿Deberían ser ganadoras de rankings como sillas más seguras?

¿Hubiese cambiado el resultado si hubiese viajado con arnés?

No, posiblemente la lesión se hubiese dado en la pare cervical alta.  Lo que sí sabemos, porque está comprobado y lo habéis visto en cientos de vídeos, fotos y posts, es que si hubiese viajado a contramarcha este niño hubiese salido ileso o con algún arañazo como su madre.

Este tipo de accidentes nos pueden ocurrir a cualquiera de nosotros. Es más, hace 4 años yo sufrí un accidente parecido, a una velocidad ridícula y acabé empotrada contra una montaña (M no había nacido). No importa si eres mejor o peor conductor.

ACCIDENTE SIGNIFICA: Suceso imprevisto que altera la marcha normal o prevista de las cosas, especialmente el que causa daños a una persona o cosa. Un accidente es incontrolable.

Más casos reales:

  • El caso de Jackson Taylor, que también viajaba a favor de la marcha.
  • El accidente de esta madre de Baena que chocó contra un bordillo y en el que su hijo de dos años y medio falleció. No tenemos conocimiento de en qué modelo de silla viajaba pero sí que viajaba a favor de la marcha
  • O el accidente de Gabriel que con 2 años y medio se fracturó el cuello a la altura de la C2  y viajaba de frente a la marcha en una silla con escudo frontal.

¿Qué es lo que esperamos los padres cuando buscamos una silla de seguridad infantil para nuestros hijos?

Sabemos que viajar en coche es peligroso en sí mismo. Sabemos que la seguridad 100% no existe y que la única manera de conseguirla es quedándonos en casa (y aún así). Pero es evidente que nos movemos. Así que en el momento que asumimos que existe un riesgo queremos que la silla por lo menos nos proteja contra las lesiones más frecuentes. Por lo tanto queremos que nos digan la verdad ENTERA, no A MEDIAS.

Por eso este movimiento de publicaciones se inició  en ‘laboratorio de mamá’, cuando todavía no existía como blog, después de casi meter a mi propia hija en una silla con escudo.

Movidos por las recomendaciones del RACE ya teníamos en la cesta de la compra una Juno Fix. Por suerte llegaron a nuestros oídos las recomendaciones sobre A contramarcha. Poco después empezamos a conocer todos estos casos de niños que no tuvieron tanta suerte. Como veis, yo tampoco recibí, como dicen desde el RACE, su recomendación sobre viajar a contramarcha. Sólo recibí el titular, casi en luces de neón, de que la silla más segura era esa o sus primas hermanas con escudo.

Este movimiento de publicaciones no pretende ser una crítica vacía, pretende alertar sobre las dudas que generan este tipo de sistemas, algo que parece que no se han planteado los profesionales que recomienda en los RANKINGS. Todos los que en su día (algunos ya hace muchos años como es www.acontramarcha.com) empezamos a movernos por la seguridad infantil siempre estamos dispuestos a colaborar, aunque a veces parezca que nos repetimos o que queremos guerra sin más.

Ya no hay mucho más que decir, sólo nos queda seguir picando puertas hasta que se abran.

 

 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *