Soy un ser humano y puedo cometer el peor de mis errores – Tippy on board

Hace unos meses leíamos, en todos los diarios del país, una noticia terrible:

Un padre ‘olvidaba’ a su bebé en el coche.

El desenlace de esta historia es terrible. La madre fue a buscar a la niña al colegio y esta no estaba. Llamo al padre y este le contestó así:

 «Está en la guardería. ¿Dónde va a estar?», le contestó. Su mujer, nerviosa, insistió y él se mostró totalmente convencido. «Estoy seguro de que la dejé ahí», replicó. Sin embargo, tras un breve silencio, se percató de su lamentable error. «¡Está en el coche!», acertó a decir, titubeante y horrorizado.

Según el informe preliminar de la autopsia, la pequeña falleció deshidratada. No puedo imaginarme el sufrimiento de esta familia. Es terrible.

Días después pude leer en redes sociales voces que acusaban a ese padre o que decían que ‘ellos jamás se dejarían ‘olvidado’ un bebé’. Discrepo. A riesgo de que algunas de estas voces se alcen contra mí, no estoy de acuerdo en absoluto. Todos somos humanos, tenemos picos de estrés terribles en los que nos puede pasar cualquier cosa. Por desgracia vivimos en una sociedad en donde se nos exige mucho, tanto que nosotros y nuestras familias podemos llegar a tener errores desgraciados como este.

El primer objetivo debería ser reducir este estrés, esta exigencia. La lucha social para conseguir mayor conciliación está en marcha. También la de cada familia para conseguir acompañar a sus hijos en todo lo posible. Pero hay realidades en las que esto no se puede dar tan facilmente. No podemos juzgar lo que no conocemos, pero lo que sí podemos hacer es:

‘Crear, inventar, investigar formas u objetos para ayudar a las familias a que no ocurran errores o accidentes fatales como este’

Cuando el cerebro nos juega malas pasadas

¿Cuántos de vosotros habéis ido a trabajar sin dormir en toda la noche? ¿Durante cuántas semanas? ¿Cuántos meses? ¿Sabéis lo que esto puede causar a vuestro cerebro? ¡Estrés, grandes dosis de estrés!

Si la respuesta es afirmativa seguro que sabéis lo que os digo cuando os hablo de un cerebro loco que puede jugarnos malas pasadas. En todo este tiempo, he oído historias de padres y madres relacionadas con el estrés ¡que me ponen los pelos de punta! A todas ellas siempre contesto lo mismo: ¡qué suerte hemos tenido de que los dos sean dormilones!.

Por desgracia, puede pasarle a cualquiera. No seré yo la que juzgue a esas madres o padres.

Buscando un poco de estadística he dado con algunas noticias de E.E.U.U donde podía leer muchos casos de ‘niños olvidados’. En 210 ¡150 niños! Es una barbaridad. Parece ser que en Europa se registraron menos casos, pero la verdad, es que da igual que sean 40 que 5. Si podemos desarrollar un dispositivo que evite estas tragedias ¡mucho mejor!


‘…en marzo de 2010, casi 150 niños han muerto de forma similar en el país (EEUU)… Varios padres se enfrentan a cargos criminales por negligencia o, como en el conocido caso de un padre en Georgia, por asesinato.’

‘Entre 2007 y 2009, se registraron 26 casos en Francia y Bélgica, de los cuales murieron siete niños, según Child Safety Europe’

www.bbc.com

Tippy on board una app que puede salvar vidas

Hace unas semanas, gracias a una consulta de ‘Una mamá novata’ , descubrí que Xacom tenía un producto llamado Tippy on Board.

Movida por la curiosidad me puse en contacto con ellos para que me explicaran un poquito más y si era posible cederme uno para analizarlo con calma.

Sí, fui yo la que les escribí porque me pareció ¡muy interesante! Días después tenía un Tippy en casa y me dispuse a probarlo.

Lo primero que pude observar es que es de una sencillez impresionante. Un cojín, parecido a los reductores para recién nacidos que suelen incluir las sillas, con un sensor que se sincroniza mediante bluetooth a tu móvil.

Parece ser que este ‘invento’ existe desde hace bastante tiempo, pero no se conocía porque nos seguimos quedando con la idea de que un padre/madre no puede dejarse a su hijo olvidado en el coche.

Este cojín se instala (como veis en la foto) en la zona del asiento. Una vez sientas al bebé el sensor se activa con el peso y detecta la presencia del pequeño.

En ese momento te llega un mensaje al teléfono donde dice que el Tippy está activo, el niño ha sido detectado.

Para que se pueda sincronizar deberás instalas una app gratuita en tu teléfono (Android o iOS) de forma muy sencilla.

Te pedirá todos los datos para que, en caso de alejarte del coche y dejar al pequeño dentro, la app pueda avisar con un pitido que os aseguro que es ¡imposible pasar por alto! En el caso de que la persona que iba en el coche no volviese de nuevo en un minuto, se envía una alerta al otro número de contacto establecido (puedes poner hasta dos números). En este caso no sólo comunica el problema si no que también registra la posición exacta de coche en ese momento.

Me gustaría que pasarais por mi perfil de instagram y en el destacado ‘Seguridad‘ busquéis el stories del Tippy. Vais a alucinar con lo pronto que salta la alarma.

Conclusiones

Es muy sencillo de usar. Para el peque no es incómodo y tampoco interfiere en su seguridad. El único cambio que aporta es que sube medio centímetro, como cualquier reductor para recién nacidos. En nuestro caso ¡hasta nos va bien! 😉

En definitiva, creo que el Tippy on board puede ayudar a salvar vidas. Aunque sea sólo una al año. Da igual la cifra. El caso es que somos vulnerables y podemos cometer errores, el peor de nuestras vidas.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *