Crema solar – ¿Cómo afecta el sol en nuestra piel?

El post de hoy promete ser necesariamente largo. Hoy vais a tener algo más de trabajo leyendo, pero os pido por favor que prestéis atención porque es algo esencial para el futuro de vuestra piel y la de vuestros bebés.

Una de las cosas unidas al running es el sol (sobre todo en veranos) y si no nos cuidamos, también las quemaduras. Esto es algo que debemos evitar, pero no sólo en nuestros bebés (cosa importantíiiiisima) si no también en nuestra piel.

Muchas veces estás con amigos y habláis entre risas  de cómo os quemasteis ayer y luego siempre acabas la conversación diciendo: “¡pero mañana esto ya es moreno!”. Es posible, pero lo importante es que hoy ¡Te has quemado!

Para protegernos mínimamente de la radiación solar, nuestro organismo está dotado de una defensa natural llamada MELANINA. Esta se genera cuando el sol entra en contacto con nuestra piel y transforma la radiación UV en calor. La melanina es una proteína oscura, por eso durante este proceso nuestra piel se oscurece y nos ponemos morenos.

Cuanto más sol tomamos más melanina segregamos y más protegidos estamos. Esto no significa que si ya estamos morenos no pase nada. La melanina es incapaz de transformar todos los rayos UV por lo que debemos ayudarnos utilizando cremas protectoras y, no está de más, durante el verano ingerir más vitamina A,C y E (A: pimiento, patatas, zanahorias, verduras de hoja verde, calabaza, etc./ C: cítricos, coliflor, kiwi, etc./ E: pipas, alm
endras, maíz, cacahuetes, calabaza, brócoli,etc.)

Una de las cosas que quizá hace que no tengamos conciencia es que no vemos qué es lo que le pasa a nuestra piel cuando no la protegemos del sol (este vídeo lo muestra muy bien). Al no obtener un resultado negativo de forma inmediata nos creemos que no está pasando nada, pero lo cierto es que los daños aparecen a partir de los 10 o 50 años. Por lo tanto no pensemos sólo en el presente (en este caso) si no cuidemos nuestro futuro y el de nuestros peques.

Exponerse en exceso al sol, a día de hoy, es generar un envejecimiento prematuro a nuestra piel.

Para que nos hagamos una idea, los rayos solares actúan de esta manera en nuestra piel:

  • Rayos Ultravioleta (UV) se dividen en:
  1. UVA: Atraviesan la epidermis y llegan hasta la zona de la dermis. Producen el bronceado, envejecimiento prematuro y alergias solares.
  2. UVB: No traspasan más allá de la epidermis. Permiten realizar la síntesis de la vitamina D, pero si no los tomamos con precaución pueden producir quemaduras y posibles cánceres cutáneos.
  3. UVC: Son los más peligrosos para la salud. Son retenidos por la capa de ozono y no llegan a la tierra, por suerte, porque podrían causarnos ceguera. Así que ¡a cuidar la capa de ozono!
  • Infrarrojos: Son los que producen esa sensación que nos dice que es verano, el calorcito en la piel.

Ahora ya lo sabéis, así que no hay excusa para utilizar bloqueadores que eviten que los rayos solares atraviesen fácilmente nuestra piel.

¿Cómo escoger la crema solar?

Lo más importante a la hora de elegir qué protector solar es el más recomendable para nosotros debemos saber qué FOTOTIPO somos. El fototipo es la capacidad de la piel para absorver la radiación solar. Por lo que condicionará la respuesta a la acción de los rayos del sol, la capacidad de bronceado y el límite de tiempo de exposición al sol. A mayor fototipo, mayor producción de melanina y mayor capacidad de bronceado.

A continuación os dejo una tabla que reproduce la clasificación de lo fototipos establecida por el DR. Thomas Fitzpatrick (Harvard Medical School) y seguido los tiempos de protección natural.

Además de esto hay que tener en cuenta las horas en las que la radiación solar es más alta y, a poder ser, evitarlas. Esta franja horaria va desde las 12 de la mañana hasta las 16 de la tarde (aprox). Un truco que cuentas las abuelas es: “Cuando mires tu sombra y ésta sea cortita y gordita, no debes tomar el sol”.

De todas formas, aunque no estés en esa franja horaria debes ponerte protector solar (aunque sea un factor menor) o cubrirte.

¿Si nos tapamos estamos protegidos?

Para que nos hagamos una idea, incluso bajo la sombrilla llega un 50% de la radiación. Esto quiere decir que, sí, la ropa nos protege de la radiación pero no todo lo que se suele creer. Cuando nació M. mi ginecóloga me dijo que aunque llevase bikini me pusiera crema solar en la cicatriz de la cesárea. Yo le miré con cara de póker, pero después descubrí que tenía toda la razón del mundo. Revisando este estudio podemos leer:

“Los tejidos ligeros de algodón blanco, para prendas de verano, ofrecen UPF bajos, y su efecto protector frecuentemente es menor que el de una crema con SPF de 15” Inés M Algaba Joaquín

Con lo que no es muy conveniente exponerte al sol con una simple camiseta pensando que no te vas a quemar.

Tan malo es exponerse en exceso al sol como convertirse en un vampiro. La vitamina D es necesaria para que el calcio se fije en los huesos. De hecho a los niños de países con poca luz solar les tienen que dar  esta vitamina en pastillas para su correcto desarrollo. Pero eso no significa que los bebés menores de 6 meses se tengan que poner al sol como lagartijas. Todo en su justa medida. Si llevas a tu bebé de paseo  vestidito en su capazo y con la capota puesta ya le llegan los rayos solares buenos, no hace falta que lo expongas directamente. Además a los bebés menores de seis meses no se les puede poner crema solares de ningún tipo. A los mayores de 6 meses podrás aplicarle una crema con filtro físico. ¿Qué nuncahabías oído hablar de filtro físico? ¡Vamos a explicar los tipos de cremas solares que existen!

¿Qué tipos de cremas solares existen?

Hasta que nació M. sólo conocía dos tipos: las de farmacia y las de supermercado. Ya veis que antes de ser madre uno no se fija demasiado en estas cosas. ¡Fallo! Deberíamos prestar la misma atención siempre.

Hay tres tipos de cremas solares:

  • Las que actúan con filtros químicos: Absorben el UVB y algunos el UVA. El problema que tienen estas cremas solares es que se está estudiando que algunas de estas sustancias podrían ser dañinas para nuestro organismo porque atraviesan la barrera cutánea y penetran en ella. (listado de la unión europea sobre ingredientes permitidos)
  • Las que actúan con filtros físicos : Estos filtros están compuestos por minerales (óxido de zinc y dióxido de titanio) que actúan como una pantalla reflejando las radiaciones y que no penetren en la piel.
  • Las que actúan con filtros biológicos: Estos contienen filtros físicos y además aceites vegetales (karité, aguacate, germen de trigo, oliva o aloe vera) que hidratan y actúan como filtros contra los rayos UV.

Para los niños los mejores son los de filtros físicos y además los que de óxido de zinc que son biodegradables y protegen el medio marino. Una de las características de estos protectores es que dejan una película blanca muy densa, lo que es positivo. A mucha gente le incomoda que sea tan difícil extender el producto, téngase en cuenta que ponerle crema solar a un niño es como intentar pescar con las manos. Pero lo mejor es aplicarlo en ese formato porque aunque parece más cómodo el spray, las sustancias de los filtros físicos se pueden inhalar y son muy tóxicas.

Otra de las particularidades de los protectores con filtro físico es que no es necesario aplicarlos 60-30 minutos antes, como las cremas con filtros químicos. Una vez aplicas el filtro físico la piel está totalmente protegida. Así no tendréis que levantaros una hora antes de ir a correr o ir a la playa para aplicaros la crema.

También existen los protectores solares combinados, como los que llevan protector solar+repelente de mosquitos. Todas las informaciones que leo al respecto es que no son muy recomendables porque pueden no funcionar igual de bien porque el protector solar se tiene que aplicar con frecuencia y el repelente de mosquitos aplicado con mucha frecuencia podría llegar a ser tóxico. Así que o tenemos falta de un producto o exceso del otro.

RESUMEN DE RECOMENDACIONES:

  • La mejor manera de aplicar la crema solar es extendiéndola suavemente por la piel, cara (no por los párpados. Para proteger los ojos mejor utilizar gafas y gorro. Es muy importante proteger las fontanelas de los rayos solares), manos, y pies.
  • Evitar la exposición al sol desde las 12 a las 16h
  • Evitar superficies que reflejen la luz (agua, la arena, nieve, áreas blancas)
  • Aplicar la crema 30 minutos antes en caso de filtro químico. Si es filtro físico en el momento de exposición.
  • Renovar el protector cada 2 horas o si os mojáis, sobre todo los niños que están todo el día en el agua o sudando, deberéis estar atentos para ir aplicando en las zonas que creáis que ya no tiene. (¡Es muy importante!)
  • Aplicar también en días de menos sol ya que las radiaciones solares también traspasan las nubes.
  • Los protectores solares caducan por lo que es importante cambiarlos cuando caduquen. Si una crema solar de filtro químico se caduca pierde su efectividad y además los componentes se modifican y pueden ser dañinos para la piel. En el caso de las cremas ecológicas, cuando se caducan, los componentes se separan y los aceites envejecen y pierden su efectividad.
  • A los bebés menores de 6 meses no debemos exponerlos al sol
  • Bebés mayores de 6 meses siempredeben utilizar filtro físico de óxido de zinc.
  • Aunque el cuerpo esté cubierto con ropa, las radiaciones también llegan a nuestra piel.

Así que a disfrutar del sol con mucho cuidado 🙂

¡Sun, baby, sun!

También te puede interesar

8 comentarios

  1. Hola,
    Soy una seguidora de tu blog. Me parece muy interesante el tema pero me gustaría saber de alguna marca que nos puedas aconsejar que vaya bien para un bebe de 6 meses.

    Graciad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *