Ir en bici con niños en épocas de frío ¡Es posible!

“Sí, sí, sí. Las bicicletas también son para el invierno”

Esa frase me la he repetido a modo de mantra durante toda la semana por culpa de este “fresquito” que está empezando a hacer.

Parece que cuando empieza el frío y los días más grises todos nos reclutamos en nuestras casas. Vamos en coche a todas partes y, como mucho, por la tarde quedas con alguna amiga para tomar un chocolate calentito con un bizcocho y dejar que los niños jueguen un poco.

“¡Nooooo! ¡En el invierno la vida no se acaba!”

Tenemos 6 meses de frío por delante  y esto no puede hacernos parar el ritmo. Es posible que ahora nos dé más pereza todavía pero, como ya os comenté en esta entrada, para que eso no pase hay que organizarlo de otra manera. No lo veas como un entrenamiento, utilízalo como medio de transporte, como momento de diversión con el pequeño, como vía de escape al estrés.

Si os digo la verdad cada mañana cuando me levanto pienso: “Hoy vamos al cole en coche”  Pero luego pasamos por delante del parking y M. se planta en la puerta y dice “bibi” o “nlen”  (que en su idioma élficosánscrito significa: bici y correr) y es imposible decirle que no ¡Con lo que le gusta!

Parece mentira pero creo que mi hija se ha convertido en mi entrenadora personal ¡más implacable y exigente!

Ir juntos al cole en bici o corriendo hace que os llenéis de energía y vitalidad para todo el día. Por eso os recomiendo que no dejéis de disfrutar con ellos aunque haga un poco de frío. Sólo debéis tomar algunas precauciones para que el pequeño esté agustito:

  • Es imprescindible que piernas, brazos, pecho, espalda, garganta y oídos vayan bien tapados (cuidado con el viento en los oídos). Aunque le lleves detrás tu cuerpo apenas para un poco el aire. Si no le abrigas bien se quejará y querrá bajarse.
  • Aunque le tengas que abrigar la cabeza el casco sigue siendo importante. Le puedes poner  el casco y encima una capucha muy grande. O utilizar un pasamontañas debajo del caso. Es probable que al principio no quiera porque está acostumbrado al verano, pero con un poco de paciencia y viendo que tú también te lo pones le acabará gustando. A nosotros nos ha costado una semana, pero hoy ya se ha querido poner todo el kit.

  • Cuidado con poner mantas para taparle las piernas. Al ponerte en movimiento todo aquello que no está bien sujeto va al suelo o en el peor de los casos entre las ruedas causando un accidente.
  • No salgáis con lluvia o demasiado frío

Y para vosotros es importante:

  • Abrigar más las zonas más periféricas, es decir las que menos sangre reciben. Se deben proteger más las zonas de piernas, brazos, garganta y orejas sin abrigar demasiado el resto del cuerpo para que el pecho y espalda no suden. Es importante no sudar demasiado para evitar frío + sudor= congelación extrema (1 semana con gripe)
  • Intenta hacer algunos estiramientos antes de salir de casa para tener el cuerpo preparado y flexible. Empieza pedaleando muy suave para que los músculos entren en calor y así no lesionarte.

Así que aunque estemos entrando en el otoño frío ¡sigamos con el ritmo de vida activo!

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *